Se van o llamamos a la policía.

El hostal ha tenido una temporada notablemente alta de gente con problemas psicológicos, nadie se explica el por qué pero así es….

Esta mañana la policía estuvo aquí, Noni - el fundador del hostal – se vio en la necesidad de llamarlos para que sacasen a dos hombres de aquí.

 

Todo comenzó hace unos días, llegaron al hostal dos hombres franceses (ambos entre los 30 y 40 años), con facha un tanto rara. Esa clase de personas que despiertan tu luz de alerta desde que las ves.

Uno de ellos me hizo plática una noche preguntándome si era italiana, le aclaré que soy mexicana, luego me dijo – ah pero tu novio es español verdad?-, después de esa pregunta yo supuse que ya había hablado con David, pero no era así. Nos dimos cuenta que nos observaban cuidadosamente a todos. Noni ya había notado algo raro en ellos y había prevenido a algunos pidiéndoles que estuviesen atentos de que no “desapareciera” nada.

 

Anoche hubo un apagón justo cuando David y yo estábamos cocinando, teníamos dos hamburguesas en la sartén. Alcancé a poner una en un plato y la otra se quedó en el fuego. Uno de los franceses estaba también en la cocina, acababa de preparar su comida. David fue por una lámpara a la camioneta y yo me quedé en la cocina pero no veía mucho. Noté que entró a la cocina el otro francés, estaban ahí los dos y me sentí incómoda así que me acerqué a la puerta unos segundos y regresé a sacar del fuego la hamburguesa que quedaba, ellos estaban saliendo de la cocina, puse la hamburguesa en el plato y me di cuenta que la otra ya no estaba. Me dio tanto coraje! Estaba segura que habían sido esos tipejos, no había nadie mas en la cocina! Era demasiado obvio.

Lo que más me molestó fue que yo tenía una gripe que apenas me dejó salir de la cama a preparar algo para cenar, y ellos simplemente aprovecharon la falta de luz para ir a tomarlo.

 

David ya venía con la lámpara, y yo ya iba detrás de los tipos. Le dije lo que había pasado y nos dirigimos a la mesa donde estaba camiendo uno de ellos. Le pregunté si había tomado nuestra comida, dijo que no e hizo de que no entendía español (antes había conversado con ellos y me di cuenta de que tienen un español fluido). Entonces fui a su habitación, ahí estaba el otro…. Tomaste mi comida!, “ehh no que hablas? Que hablas?” Y le repetí, “tomaste mi comida, eras el único en la cocina”. Luego de fingir que no entendía de lo que yo hablaba aceptó que la había tomado, diciendo que pensaba que alguien la había olvidado – yo estaba frente al plato!!!!! - Le dije que eso era un abuso, porque él sabía perfectamente que yo las estaba cocinando, su amigote me vio!

 

David se reservó un poco más, y él tipo se dirigía a él para darle excusas. David le dijo que esa clase de acciones no se toleraban en el hostal y además le preguntó si ya había saldado su cuenta (como se lo habían pedido por la mañana). El hombre se puso más agresivo, gritaba y movía las manos.

Comenzó a decir incoherencias y cosas que nada tenían que ver con la discusión. Volteó hacia David y le dijo a gritos “ Mira, español tú no me vas a joder eh! No me vas a joder. Ya conozco como son ustedes españoles, vienen a MI país y toman lo que es nuestro”. En ese momento yo me di la vuelta y fui a buscar ayuda, por suerte Noni estaba ahí en recepción, aun no había luz así que batallé para encontrarlo.

 

Noni trató de poner las cosas en claro con él pero fue imposible, así que le pidió que hoy a primera hora pagara su cuenta y se fuera. El tipo solo decía “Escucha!, escúchame! Y repetía una retahíla que nadie entendía. Noni le dijo que tenía que dejar el hostal y entonces se limitó a decir “ya veremos, si ya veremos”.

 

Regresó la luz, Noni habló con nosotros para calmar las cosas. Todos estábamos bastante tensos por la situación, yo estaba asustada porque no sabía que esperar de esos tipos, además el hombre que tomó la comida comenzó a ir de un lado a otro, señalándonos mientras vociferaba cosas en francés. Luego de un rato otros chicos nos tradujeron y nos explicaron que estaba diciendo cosas muy fuertes y racistas, y que gritaba que quería golpear a todos en el hostal.

 

La peor parte la llevó David porque le tocó el turno de la noche y debía vigilar que no se fueran sin pagar o que lo atacasen. Yo me quedé dormida ya en la madrugada. Afortunadamente no pasó nada.

Me desperté porque el hombre estaba teniendo una discusión con el otro, y gritaba justo fuera de mi puerta; David ya estaba en el cuarto también.

 

Noni le pidió al hombre que pagase la cuenta y se retirara, pero se negó. Discutieron un buen rato hasta que Noni optó por llamar a la policía. Ya todos los huéspedes estaban de nervios por lo agresivo que se veía el francés.

 

Los oficiales se enfrentaron a lo mismo, pero ellos no fueron tan pacientes y le dejaron en claro que tenía de dos: acatar las órdenes o irse arrestado. El otro francés accedió a pagar, mientras este gritaba que todos en el hostal eramos unos racistas - qué?? -.

 

Lograron sacarlos del hostal. Noni va interponer una denuncia ya que el hombre lo amenazó. Nosotros tememos que regrese y nos agreda o dañe la Zaigua.

 

El resto del día ha sido mucho más relajado que días anteriores, se ve que la mayoría estamos menos tensos ahora que ya no están esos hombres…

 

Una experiencia más para la vida en el hostal.

 

Andrea

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    ivan (viernes, 26 octubre 2012 10:04)

    andrea te tendremos que enseñar a defenderte y al giripollas tambien jijijijiji metanlos al bote o sea ala carsel cuidense y si una esperienciamas en la vida

  • #2

    Zaigua (viernes, 26 octubre 2012 18:47)

    No te preocupes Ivan, hemos visto karate kid y kung fu panda y además había suficientes huevos para hacer una tortilla/omelette a la francesa

  • #3

    ivan (miércoles, 31 octubre 2012 19:09)

    que bueno que ya se fueron mi amigo giripollas saludos y que sigan su camino

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified