ZOO

La Zaigua en el lugar de Mark
La Zaigua en el lugar de Mark

Hoy al despertar tenía mucha hambre, ayer no cenamos por estar platicando. Lo primero fue desayunar, poner al día la página, et cetera.  El plan era visitar el zoológico e irnos del Valle –el pueblo en el que estamos- rumbo a la playa.  La mañana transcurrió tranquilamente, las horas se fueron rápido.

 

Kenneth nos dio instrucciones para llegar al zoológico, él hizo voluntariado ahí en el pasado. En el almacén al lado de donde estacionamos la Zaigua, hay un par de sillas y un asiento doble de carro; ahí estuvimos anoche y ahí mismo estaba Kenneth hoy, escuchando música y como perdido en sus pensamientos, con Maggie –su perrita- al lado.

 

 

En el zoo
En el zoo

Caminamos alrededor de un kilometro y medio para llegar al zoo. Al preguntar si tenían algún descuento en la entrada, el hombre dijo que no, pero que podíamos pagar como nacionales (extranjeros pagan 3 dlls, nacionales pagan 2).  Comenzamos el recorrido… el lugar esta inmerso en arboles de distintas clases, entre los cuales están las jaulas.

 

El camino va torciéndose entre jaulas y arboles, primero están los lagartos, luego aves –hermosas-, después el tapir, mas aves, monos, ñandús, un oso perezoso de tres dedos, mas aves –halcones, un águila, pavo real, faisanes, guacamayas, tucanes, etc.-, lego una pareja de jaguares, un ocelote, coyotes, un venado, peces, tortugas y por supuesto, la rana dorada que caracteriza Panamá.

 

Nos perdimos varias veces porque el lugar –parece no serlo- es grande y el camino un poco confuso.  Tuvimos que parar dos veces y tratar de resguardarnos porque comenzaba a llover. Fue bastante gracioso ver a las aves revoloteando bajo la lluvia, hacían mucho ruido y se colgaban de cabeza en las jaulas para lavar su plumaje. Todo un espectáculo.

 

Pasamos un muy buen rato en el zoológico, por fortuna la lluvia paró y nos permitió caminar nuestro kilometro y medio de regreso sin mojarnos.

 

Personalmente no estoy del todo de acuerdo con lo que el zoológico implica, animales en cautiverio, aunque sé que a su vez nos permite un acercamiento a la naturaleza que muy probablemente nunca lograríamos por nosotros mismos. Este zoológico me gustó porque esta en medio de lo que es el ecosistema natural de la mayoría de los animales que tienen, quiero pensar que eso reduce el impacto negativo en los animales. Es bueno ver que el zoológico esta atendido y los animales en buenas condiciones.

 

 

La sala
La sala

Encontramos un puesto de pollo asado –umm- y paramos a comer, luego regresamos al almacén.  Nos quedaríamos una noche más porque ya era tarde para tomar camino.  Nos dimos un baño, Kenneth tiene agua caliente, así que fue nuestro segundo baño tibio en cuatro meses.

 

Estuvimos platicando con Kenneth un buen rato, es una persona buena, es amable y meditabundo. Él y Mark no paraban de decirnos lo importante que es disfrutar cada momento, porque un día despiertas “y ya eres un viejo, mírame a mi”. “Si quieren hacerlo, háganlo, tomen riesgos (…)”.

 

Hoy Kenneth nos dijo que su estado de salud, por lo que dice su médico en Estados Unidos, es malo y debe atenderse cuanto antes. “Yo no le creo, no confío en los doctores” dice.  Él tiene una familia, pero vive solo aquí en Panamá, él y Maggie.

 

Fue muy agradable platicar con Kenneth, me hizo pensar en las oportunidades que se presentan, en la familia y la muerte –una combinación nada sencilla-, en lo importante que es hacer las cosas HOY.  

 

Acordamos seguir en contacto, siempre y cuando “su ajetreada agenda” se lo permita.

 

Andrea

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    grrshrts (jueves, 07 marzo 2013 09:14)

    e6cdyt

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified