Nos vemos en Colombia Zaigua

A las 9:30 habíamos quedado en Colón con Boris, uno de los ayudantes de Tea, quien nos iba a ayudar con todo el proceso de poner la Zaigua dentro del container en el puerto.

Desde Panamá ciudad hasta Colón se tarda como mucho una hora pero teniendo en cuenta los tranques (atascos) que se forman en la ciudad y que nosotros vamos despacito, decidimos salir con tiempo suficiente para no llegar tarde a nuestra cita.

 

Poco antes de las 9:30 llegamos al lugar acordado. Tea nos dijo que Boris posiblemente se retrasaría un poco pero después de 45 minutos sin dar señales de vida decidimos llamarle. Por su tono de voz parecía que nadie le había dicho que nos tenía que venir a recoger (otro fallo más de organización). Nos dijo que no nos preocuparamos que en 15 minutos alguien iba a buscarnos.

 

Efectivamente a los 15/20 minutos otra persona, Luis, apareció con su moto para que comenzaramos todos los trámites. Había que hacer 5 paquetes de fotocopias que incluyeran: el bill of lading de la naviera, seguro y título de la Zaigua, pasaporte, el permiso vehicular que nos dieron en la frontera y el papel de la inspección vehicular de la policia en Panamá ciudad. Tres de esos paquetes tenían que llevar un orden determinado, los otros dos daba igual.

Hicimos unas fotocopias que nos faltaban y nos dirigimos a la oficina de aduanas en donde me iban a sellar el pasaporte especificando que el vehículo iba a salir por el puerto. Tuvimos que entregar tres paquetes de fotocopias. En un rato resolvimos todo el trámite y me dieron un paquete de copias con la autorización para naviera.

De ahí nos fuimos hasta el puerto en donde se encuentra la compañia Evergreen, quien se va a encargar de transportar la Zaigua desde Panamá a Colombia.

Primero revisaron que el número de serie coincidía con el de los papeles, a continuación hicieron un amago de revisar el vehículo y por último nos mandaron hasta el contenedor que teníamos asignado.

El contenedor tenía espacio para la Zaigua, el Isuzu de nuestros amigos Paul y Susie e incluso un par de motos más. Nosotros fuimos los primeros en meter el vehículo pero el container era muy alto para subir la furgoneta. Después de un rato, algunos inventos y varios intentos conseguimos subir la Zaigua al contenedor. Yo creía que iba a ser más difícil, pero no fue así, había espacio suficiente.

Luis sujetó el vehículo con cuatro correas (una a cada lado para que no se fuera hacia los lados en el mar) y a continuación Paul metió su vehículo repitiendo el mismo proceso. Nos tocó esperar un buen rato hata que una persona de seguridad vino a cerrar el contenedor. Todo bastante formal y delante de nosotros, nos dió bastante confianza.

En cuanto dejamos a la Zaigua, nos sentimos raros, una nueva etapa de nuestro viaje comenzaba, probablemente durante una semana vamos a estar sin nuestra casa y con lo mínimo en nuestras mochilas.

 

Después de esperar un rato conseguimos que un taxi nos llevara hasta la terminal de autobuses, solo nos cobró $6. En cuanto nos bajamos del taxi nos subimos a un autobús (el ticket cuesta $3.15) que nos llevó hasta la terminal de Panamá ciudad. Para llegar a Panamá apenas tardamos una hora, pero en atravesar la ciudad nos demoramos otra hora y media más, y todavía sin comer.

 

Comida!!!!!!
Comida!!!!!!

Alrededor de las 17:00 llegamos a la terminal y devoramos todo lo que encontramos. Después ya estábamos más tranquilos para dirigirnos otra vez hasta el Balboa Yacht Club en donde esta noche vamos a pasar la noche acampando.

 

Ha sido un día bastante largo, pero creo que nos tendremos que acostumbar porque los próximos días van a ser parecidos. Para empezar mañana a las 5 de la mañana un 4x4 viene a recogernos para llevarnos hasta la región de los Kuna (Guna) Yala, ahora comienza nuestra odisea de atravesar el tapón del Darién.

 

David

Escribir comentario

Comentarios: 0

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified