Un poco de Colombia

Anoche fue una noche más de insomnio. Desperté a eso de las 3am y no volví a dormir hasta pasadas las 6am. El calor es abrumador, me siento sofocada. Cuando desperté supe que David había hecho una llamada a Evergreen en la cual le notificaron que los vehículos seguían en Colón, Panamá, y que llegarían a Cartagena hasta mañana jueves a las 10:00 de la noche. Lo único que podemos hacer es ir mañana a las oficinas de Evergreen a recoger unos recibos que hay que pagar. Por lo tanto, tendremos al menos dos días más sin la Zaigua.

 

Tomé un café y luego fuimos a desayunar a una panadería, pizza y arepa con queso. El sol estaba ya muy fuerte. Luego dimos una vuelta al centro.

 

Hay cosas que me siguen llamando mucho la atención, como las mesas de llamadas: en las que una persona renta un celular por alrededor de COL$100 el minuto, en la mesa hay varios celulares, el que uses depende del número al que vayas a hablar. Puedes ver a varias personas al teléfono alrededor de la pequeña mesa, alzando la voz para que no se confunda con lo que dice el de al lado. Por lo visto, los teléfonos públicos no son muy populares aquí. Otra cosa son los insuperables “guantes para comer pollo”, aún me sorprende ver a las personas sostener su pollo con su guante de plástico transparente, me llama muchísimo la atención. Por último mi preferido, los vendedores de café ambulantes; hombres que cargan con unos ocho termos y una pila de vasitos en los que van sirviendo el café mientras recorren las calles. Bueno… hay algo más que olvidaba, la oferta de droga ‘a cualquier hora y en cualquier circunstancia’, a pesar de que el centro es un área bastante custodiada, cada vez que salimos nos topamos con dos o hasta tres personas que nos ofrecen droga, “whatever you want” nos repiten una vez tras otra, incluso han llegado a mostrarnos los paquetitos de coca.

Al regresar al hostal platicamos un rato con Hugo, el encargado del lugar, hijo de la dueña. Le pregunté que si estaba de acuerdo con lo que los medios decían de que en Colombia el narcotráfico ha disminuido muchísimo. Su respuesta fue que el narcotráfico esta ahora más fuerte que nunca, porque ya no depende de una sola persona, como en su tiempo dependía de Pablo Escobar quien controlaba absolutamente todo, sino que ahora es una red de miles de células que operan individualmente. Según él algunos de los capos colombianos ya están México. Su opinión como colombiano acerca del narco es interesante, porque al igual que como pasa ahora con México, los medios dicen una cosa, la realidad es otra y sólo la gente que lo vive puede darte un acercamiento más certero, aunque algunas veces basen lo que te cuentan en suposiciones.

 

Nos contó también de un caso que se dio hace algunos años, en el que descubrieron que el gobierno de Álvaro Uribe engañaba jóvenes para después matarlos y presentarlos como integrantes de la guerrilla. Iban a comunidades muy alejadas, ofrecían trabajo a los jóvenes, se los llevaban y los asesinaban. Así mataron a unos 1, 500.

 

Según Hugo, mientras sea un colombiano quien gobierne Colombia, el país seguirá igual. “A nadie le interesa el país, hay mucho conformismo y egoísmo”. Le hablé de Antanas Mockus y lo que había logrado como alcalde en Bogotá en su lucha pacífica contra el crimen, “si ese man hubiese ganado la presidencia, esto sería otro país, ese man es un genio, ha estudiado todo su vida y quería algo realmente bueno para Colombia, pero no sabe hablar… y tú sabes, la oposición es eso lo que busca”.

 

Tomé otro café mientras escuchaba a Hugo hablar de la guerrilla y paramilitares, y me di cuenta de la inmensidad de la problemática. Se hizo tarde, salimos un rato más, el padre de Hugo nos dijo en la entrada “hoy tenemos show…”, la policía estaba enfrente discutiendo con cuatro prostitutas que pasan ahí el día, por la noche se cambian de lugar.

Nos unimos a los chorros de gente que paseaban por la calle, en su mayoría extranjeros. Cartagena es el destino navideño para muchos. La ciudad se veía muy linda con luces por todos lados. No quería regresar al hostal, al calor abrumador que no me deja dormir. Por suerte hoy me tocó pasar un buen rato en Skype con mi mamá y mis hermanas antes de ir a dormir. Mañana será un día menos que hay que esperar por la Zaigua.

 

Andrea

Escribir comentario

Comentarios: 0

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified