Que país más bacano!

Estaba decidido: hoy teníamos que cruzar la frontera para pasar a Ecuador. Después de nuestra rutina de ejercicio, aseo, internet y desayuno nos despedimos de los bomberos y nos pusimos en marcha. No nos podíamos marchar de Pasto sin conocer un poco más de su famoso Carnaval de Blancos y Negros. Nos habían comentado que en el Centro Cultural Pandiaco se encontraba el museo del carnaval y hacia allí nos dirigimos.

 

Nos recibió José Fernando Patiño, del área de comunicación, y aunque el museo no estaba en funcionamiento (prevén abrirlo al público en 2 meses) nos mostró el lugar mientras nos explicaba detalles del carnaval.

 

Este carnaval es diferente a cualquier otro comenzando por la fecha en la que se celebra. El precarnaval inicia a mediados de diciembre, el 28 de diciembre empiezan los festejos  y el día grande es el 5 de enero. La historia cuenta que los esclavos negros pidieron un día en el que ellos se pudieran sentirse libres y expresarse a través de sus danzas y cantos sin ningún tipo de represión. En aquellos tiempos se les concedió el 5 de enero ya que se celebra el día de los Reyes Magos y como Baltasar era negro pues decidieron elegir este día.

 

Artesano
Artesano

Poco a poco se fue volviendo muy popular y comenzaron las tradiciones: tirarse agua, pintarse la cara de blanco o negro, el día de la familia Castañeda, la despedida del año viejo quemando muñecos y la construcción de carrozas. Actualmente quizás lo más llamativo son estas carrozas o “trajes” individuales que hacen alusión a leyendas y tradiciones de la región y son creadas por artesanos de la ciudad.

 

Pudimos observar el proceso para construir estas enormes maquetas cuya elaboración, desde que el artesano la diseña en su mente hasta que se ve por las calles de Pasto, se demora  prácticamente un año e involucra a casi 40 personas por carroza. Estuvimos hablando con uno de los artesanos y nos contó que su oficio le viene de su padre, si algo nos quedó claro es que este carnaval es más tradicional que comercial.

 

En el museo también vimos los 3 murales que resumen la historia del carnaval y el área de dedicada a la arqueología de la región. Quedamos encantados con la visita y lo apuntamos en nuestra agenda para algún año próximo ya que nos pareció un carnaval divertido, con historia y diferente.

 

Hicimos las últimas compras y salimos hacia el Santuario de Las Lajas en Ipiales, nuestro último destino antes de abandonar Colombia. La carretera está en buenas condiciones pero había mucho tráfico y entre tanta subida y bajada tardamos casi dos horas en recorrer menos de 100 kilómetros.

 

La primera impresión que nos llevamos al ver el santuario es que era una construcción que había salido de un libro de fantasía. Su arquitectura de estilo gótico medieval y su ubicación sobre el cañón del río Guáitara hacen que sea una visita obligada aunque uno no sea religioso. Este templo ha sufrido muchas transformaciones a lo largo de los años pero su construcción actual se finalizó en 1952. Durante todo el año llegan peregrinos para honrar a la Virgen del Rosario y pedirle milagros. Si el milagro se cumple le dedican una placa en los alrededores del templo, había decenas de placas conmemorativas.

 

Por COL$2000 se puede visitar el museo que está debajo de la iglesia en el que se explica la historia de la virgen, las diferentes etapas de construcción del templo y hay diferentes objetos arqueológicos y religiosos. Merece la pena desviarse unos kilómetros de la panamericana para conocer este lugar.

 

En Ipiales comimos nuestro último almuerzo en el país y nos encaminamos hacia la frontera. Teníamos todos  los papeles preparados para realizar el trámite lo que nos costaba un poco era aceptar que ya nos marchábamos. Hemos pasado casi 3 meses en Colombia y se nos hacía raro cambiar de país, nos vamos encantados, hemos hecho grandes amigos y conocido lugares increíbles. No hemos podido visitar todo lo que queríamos pero seguro que volveremos en un futuro para conocer el resto de Colombia y visitar a nuestros amigos, echaremos de menos los fritos en la mañana y el vallenato…

 

Habíamos leído que este cruce fronterizo era sencillo y efectivamente así fue. Primero en la parte colombiana nos dirigimos a la DIAN para cancelar el permiso de la Zaigua (solo tuvimos que entregar el papel a un oficial) y después sellamos nuestra salida en los pasaportes.  Nos montamos en la combi, fuimos a la parte ecuatoriana y repetimos el proceso a la inversa. Primero sellamos nuestra entrada y luego realizamos el trámite para la furgoneta. Este trámite fue muy sencillo solo tuve que entregar copia

de mi pasaporte y del sello de entrada, de la licencia de conducir y del título del vehículo. No nos exigieron un seguro obligatorio, ni nos pidieron los originales y ni siquiera vieron el vehículo o lo revisaron.  En poco más de una hora ya estábamos en Ecuador y sin tener que pagar nada, todo muy simple.

 

En cuanto llegamos a Tulcán, en Ecuador, nos dimos cuenta que habíamos llegado a otro país, la fisonomía de la gente es diferente y sobre todo su acento. Todo es más barato que en Colombia: el galón de gasolina cuesta $1.45 (la moneda oficial es el dólar) y un plato enorme con patatas, huevo, salchicha y carne nos costó $1.50. Sin embargo lo que más me llamó la atención fue la música, un ritmo que ya había oído pero que hacía mucho que no escuchaba.

 

Nos pusimos en contacto con Fernando de la ONG Coagro. Vamos a estar con ellos durante los próximos días conociendo todo el trabajo que realizan en las comunidades próximas a Otávalo. Era de noche y preferimos encontrarnos mañana ya que todavía tenemos que conducir otras 3 horas hasta poder llegar a su ubicación.

 

Buscamos la estación de bomberos, nos dieron permiso para pasar la noche afuera de sus instalaciones y en breve vamos a descansar de este día tan largo.

Se nos hace extraño dormir en un país nuevo pero estamos ansiosos por levantarnos y empezar a descubrir Ecuador, Zaigua ya está aquí!!!

 

David

 

Escribir comentario

Comentarios: 8
  • #1

    Kevin (martes, 26 febrero 2013 16:39)

    Los seguiré a diario, aunque los posts no han sido tan regulares, a Colombia, deben volver, y no es una invitación sino una simple formalidad, imposible evadir regresar a Colombia, deuda pendiente: conocer el pacifico colombiano, explorar un poco mas de Calí y la imperdible Medellin, y podria seguir... no he tenido la oportunidad de explorar tanto mi pais como ustedes han podido, asi que tendran mas convicción para expresar su punto de vista sobre él, sobretodo al conocer de aqui en mas a otros paises... suerte Zaigua, ojalá menos problemas mecanicos y muchas alegrias por la carretera!

  • #2

    Zaigua (miércoles, 27 febrero 2013 08:17)

    Kevin gracias por los buenos deseos! La verdad es que el tiempo siempre falta para una ruta como esta. Te enviamos un fuerte abrazo!

  • #3

    Alejandro Vélez (jueves, 14 marzo 2013 15:07)

    Hola queridos "viajeros". Llegué a su sitio web por simple casualidad y he leído toda su aventura por Colombia -soy colombiano-. Quiero felicitarlos por su interesante propósito y sus sencillos pero maravillosos relatos -realmente me han trasladado imaginariamente a cada lugar y aventura por la que han pasado, como si yo mismo las estuviese viviendo-. Me da gran alegría que en su travesía por mi país no hubiesen tenido inconvenientes graves (de seguridad) ya que desafortunadamente en algunas zonas pueden suceder. Si regresan a Colombia, visiten Medellín ya que vale la pena (vivo en esta ciudad y me pueden contactar, con gusto les serviré para lo que necesiten (al8820@gmail.com). Su viaje por toda América del Sur me maravilla, estoy convencido de que ello se llama vivir.

  • #4

    Zaigua (jueves, 14 marzo 2013 17:18)

    Gracias por tus palabras Alejandro, que bueno que te esta gustando lo que vamos escribiendo. Lo de Medellin va a ser la cruz del proyecto, queriamos ir pero se nos fue el tiempo y ya teníamos que salir del país. Esperamos poder regresar a la vuelta.
    Un abrazo

  • #5

    William (jueves, 14 marzo 2013 20:07)

    Hola Muchachos... He estado "embolatado" cómo decimos popularmente... pero hoy intenté ponerme al día en la Travesía... Tulcán... Mompiche... Quito... Loja... Esmeraldas...Guayaquil... hay mucho allí.. Espero lo disfruten Un Abrazo.

    William

  • #6

    Zaigua (viernes, 15 marzo 2013 09:25)

    Gracias William, a ver si nos da tiempo a verlo todo, un abrazo

  • #7

    julioeballes@gmail.com (miércoles, 20 marzo 2013 15:43)

    HOLA: LEI TUS INTERESANTES COMENTARIOS SOBRE TU PASO POR COLOMBIA, LASTIMA QUE TE PERDISTE LA CIUDAD NORTEÑA DE TURBO, OTRA VEZ SERÁ. UN ABRAZO.

  • #8

    Zaigua (miércoles, 20 marzo 2013 16:46)

    Hola Julio, de hecho si estuvimos en Turbo pero solo un par de horas, veníamos de Capurganá, íbamos hacia Cartagena y no pudimos parar porqué íbamos con prisa por el tema de recoger la Zaigua.
    Un abrazo

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified