Las mujeres al poder

Y después de tres días pudimos observar la magnitud del nevado del Cayambe. Desde que llegamos nos habían hablado del tamaño de este volcán de 5,790 metros de altitud y esta mañana cuando nos levantamos, el cielo por fin apareció despejado y literalmente nos quedamos extasiados. Ubicado en la línea equinoccial, es el único volcán del mundo cuya cima está cubierta por nieves perpetuas.

 

Desayunamos con la familia Inlago y nos dirigimos hasta el centro de acopio de leche Jatunñan. Este centro lo dirigen mujeres de la comunidad y no pudieron  elegir  un mejor nombre (en lengua indígena significa “camino grande”). Hace más de 10 años un grupo de mujeres tomaron la iniciativa de crear el centro de acopio para poder mejorar su calidad de vida. En aquella época la mayoría de las mujeres trabajaba en el cultivo de las flores pero la remuneración era, y es, poca para todo el tiempo que debían pasar fuera de sus casas desatendiendo principalmente a sus hijos.

 

Con el apoyo de la ONG Coagro, se lanzaron a la producción de leche. El inicio fue complicado, pero tras mucho trabajo en la actualidad son uno de los centros de acopio de leche de referencia de la región. Este centro les ayuda a conseguir mejores precios de venta  para su producto ya que no tienen que tratar con intermediarios y venden directamente a los centros de tratamiento y distribución, la unión hace la fuerza.

 

Rosita y sus compañeras nos enseñaron las instalaciones y nos explicaron todo el proceso desde que reciben la leche hasta que se la vuelven a llevar. Cuentan con un laboratorio en el que se certifica que toda la leche que reciben tiene las condiciones higiénicas necesarias y verifican constantemente que la temperatura de la leche sea la adecuada para que no se eche a perder.

 

En este trabajo no hay días festivos ya que diariamente hay que ordeñar a las vacas dos veces y llevar la leche al centro. Sin embargo estas mujeres no se quejan y están orgullosas de todo el sacrificio que han hecho para llegar hasta donde están y su objetivo es seguir creciendo. En breve van a comenzar a comercializar ellas mismas queso y yogurt y tienen planes de ampliar su centro para construir unas cabañas en donde puedan vender sus productos y artesanías.

 

Mientras degustamos  su leche con queso de hoja y bizcochos, nos comentaron que su gran necesidad en la actualidad es construir un segundo piso para tener más espacio ya que cada vez se le van uniendo más mujeres y con la próxima producción de lácteos sus instalaciones son insuficientes. Les deseamos toda la suerte del mundo para que alguna organización les apoye. 

 

Después de esta visita tan agradable, Fernando nos llevó hasta la granja ecológica “El Gorgojito”. Esta granja también ha ido creciendo gracias a la asistencia técnica y las capacitaciones de Coagro. A simple vista parece un huerto ecológico más, pero en nuestro paseo nos dimos cuenta que se diferencia de los demás por la enorme variedad de plantas, frutas y hortalizas que cultivan. Lo que más nos llamó la atención fue la cantidad de plantas medicinales que tienen sembradas.

 

A su vez se dedican a criar cuyes. El cuy es un roedor oriundo de Sudamérica que se puede encontrar en Perú, Bolivia, Ecuador y Colombia. Su carne es muy nutritiva y su producción muy rentable debido a los bajos costos, sin embargo requieren de una dedicación continua. Tienen cuyes blancos, marrones e incluso negros. Todavía no hemos comido su carne para dar una opinión sobre su sabor pero seguro que muy pronto lo degustaremos.

 

Antes de irnos nos invitaron a dos bebidas que no probábamos desde que salimos de México: pulque y tejuino o misque como le dicen aquí. Nos sorprendió encontrar estos dos productos derivados del agave en Ecuador, creíamos que el agave solo se producía en México.

 

Salimos de la granja, trabajamos un rato en la oficina de Coagro y nos fuimos hasta nuestra última cita programada para el día de hoy. A las 14:00 habíamos quedado con Eugenia y sus compañeras para que nos explicaran el funcionamiento de las cajas comunitarias. Actualmente estas cajas actúan como bancos reconocidos bajo la Ley de Economía Popular y Solidaria concediendo microcréditos en las comunidades.

 

En esta región están funcionando 20 cajas y representan el éxito y progreso de las comunidades indígenas. Su funcionamiento es sencillo, dependiendo de la persona (si es socia o no) se pueden conceder créditos desde $50 hasta $1000 que la gente utiliza para la educación de los hijos o para mejorar sus labores en el campo en áreas como la agricultura o la ganadería. Eugenia nos contó que en el pasado los bancos les ponían muchas dificultades para conseguir créditos ya que debían presentar muchos papeles y en numerosas ocasiones les denegaban el dinero. Además se tenían que trasladar hasta las ciudades con la pérdida de tiempo y dinero que eso implicaba. 

 

En la actualidad, estas mujeres (la caja está gestionada y administrada prácticamente en su totalidad por mujeres) han simplificado los trámites y el dinero llega a la población que lo necesita con mayor rapidez. Además, al conocerse todos en la comunidad, la gente hace sus pagos puntualmente y el número de casos de impago es muy bajo. Gracias a estos créditos las comunidades han ido prosperando y lo van a seguir haciendo. Sin embargo todavía les faltan recursos para poder desenvolverse con mayor comodidad. Por ejemplo,  la tesorera tiene que recibir a todos los clientes en su casa porque no tienen ninguna oficina y todas las cuentas se llevan a mano ya que tampoco tienen una computadora para trabajar. Actualmente están buscando apoyos para poder solventar estos dos inconvenientes y ser más eficaces atendiendo a más personas.

 

Nos tomamos un yogurt con bizcocho con ellas y regresamos a la casa. Rosita y Eugenia nos estuvieron mostrando los trajes típicos de la región. Únicamente las camisas tienen un trabajo de entre 3 y 10 días dependiendo el tipo de bordado.

Mañana vamos a ir al famoso mercado de artesanías que se celebra todos los sábados en Otavalo y seguiremos admirando estas artesanías tan laboriosas. Habrá que ir preparando unos zapatos cómodos porque ya me imagino el tiempo que vamos a pasar allá…

 

David

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified