Acceso a la salud

Hoy pasé buena parte del día en el hospital, desde que llegué a  Juárez eso es todo lo que he hecho. Y pensar, pensar mucho acerca del tratamiento que esta recibiendo mi abuela para contrarrestar la leucemia y el por qué de que la enfermedad la atacara. No hay respuesta  para lo segundo.

 

Me enteré de que cada transfusión de sangre o de plaquetas que recibe mi abuela cuesta algo así como 1,000  dólares, y recordé cuando estuvimos en Guerrero –estado al sur de México- con un hombre llamado Raúl, pescador de la Bocana, él nos decía que muchos de los niños que enfermaban en la  comunidad se morían a veces de fiebre o gripes que se complicaban,  porque los papás no podían pagar la consulta.   Luego pensé en lo que cuesta UNA transfusión de sangre, no quiero pensar en la cuenta total del hospital, después de meses de tratamiento contra el cáncer, como el que le están dando a mi abuela. 

 

No es sorpresa que el 13% de la población muera por causa del cáncer. No es que atribuya todos los casos a los elevados  costos de tratamiento en relación con los salarios promedio, pero mucho tiene que ver. 

 

Por desgracia, en nuestro país -al igual que en muchos otros- existe un abismo entre los costos de la sanidad y los salarios a que un trabajador común y corriente puede aspirar – el salario mínimo es de 61.38 y 64.76 pesos mexicanos al día, dependiendo del aérea a la que se pertenezca.  Por ende, es imposible pagar tratamientos que se prolongan meses y  que cuestan alrededor de 10,000 pesos por día.

 

La infraestructura  de sanidad que ofrece el gobierno a los empleados de gobierno y a desempleados, no basta para dar atención oportuna y efectiva a los asegurados.  Dando por resultado numerosos casos de negligencia médica y sobrepoblación en hospitales y clínicas  del estado. 

 

Casi la mitad de la población en México no cuenta con apoyo del gobierno en cuanto a sanidad, del otro 50% - aproximado -, solo el 1% cuenta con un seguro como el que tiene mi familia: un servicio obligatorio por parte del estado, por el cual el mismo gobierno cobra una cuota quincenal.  Ahora, bajo esa dinámica esta asegurado casi todo el 50% del que hablaba,  la diferencia es la atención medica, ya  que cada dependencia de gobierno da servicio a sus trabajadores en sus instalaciones y con sus médicos  propios.  La atención médica con que contamos, nos garantiza  al menos, tratamientos de calidad  y atención profesional confiable.

 

Las personas que no cuentan con servicio médico, como Raúl el pescador de la Bocana - y millones de mexicanos más - están totalmente desprotegidos por el gobierno en esa cuestión, y se ven obligados a pagar  particulares, si sus posibilidades económicas se los permiten.  Existen fundaciones que ayudan a personas de bajos recursos a costearse tratamientos médicos, sin embargo no son suficientes los fondos que se manejan.

 

La leucemia, al igual que el resto del los cánceres, es una enfermedad larga, que junto con el tratamiento va acabando a la persona - aunque cada vez se desarrollan medicamentos menos abrasivos, que ataquen más directamente las células malignas y dañen menos las benignas.  Mi abuela lo sabe, y esta decidida a combatirla.  A nosotros no nos queda más que darle todo nuestro apoyo, estar  con ella en todo momento, asegurarnos de que este recibiendo la atención médica  que necesita, confiar en su fortaleza  y esperar lo mejor.

 

En cuanto a nuestro sistema de salud, queda mucho por hacer.  Cáncer como el de mi abuela es de los más frecuentes en México – según estadísticas de 2011, cada año se diagnostican 10,000 personas con leucemia en el país y es una cifra que sigue aumentando.

 

Viendo los porcentajes de mexicanos con acceso  a la salud, es alarmante la cantidad de personas que morirán, no solo a causa de esta enfermedad – pueda ser hasta de una infección estomacal – por falta de atención medica o medicamentos.

 

Andrea

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    luis (jueves, 21 marzo 2013 18:25)

    Los felicito por su arrojo y por su curiosidad de conocer sitios, lugares y personas de buena parte de A. L.
    Al opinar sobre México pecaron de ligeros sin conocer el mapa completo de la salud que opera aquí. ¿se enteraron del seguro popular? ¿del imss? ¿del issste? ¿de las clínicas de servicio gratuito que hay aun en poblaciones pequeñas?
    La atención en esos centros no compite con la Clínica Mayo u otras, pero se atiende a millones de modo aceptable

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified