El camino sigue...

Hace una semana terminó la  espera  en la sala del hospital, mi abuela falleció debido a que su cuerpo no soportó la leucemia, la quimioterapia y sus efectos secundarios, terminaron con las esperanzas de todos – que se mantuvieron hasta el último minuto.  La enfermedad  dañó el 97% de la sangre de  mi abuela en tan solo un mes, las posibilidades eran muy pocas para alguien de su edad.  Ella lo intentó, con todas sus fuerzas.

 

Han sido días tristes, confusos, desesperantes… y a la vez momentos en que hemos tenido que sacar la valentía que  nos infundio mi abuela y afrontar la realidad.

La enterramos el día de su cumpleaños, ella cerraba su ciclo de vida a los 76 años. 

Me he enfocado en las cosas  que mi abuela me enseñó, en las bromas que nos hizo y en todo lo que compartió con nosotros.

 

Los días han transcurrido entre mi casa y Starbucks, tratando de ponerme al corriente con las cosas que ha hecho David en Ecuador, las que nos quedan por hacer y mi regreso a la Zaigua. Va a ser difícil dejar los días de primavera y cambiarlos por el frio andino, pero la experiencia vale totalmente la pena.  Alistaré una buena chamarra.

 

Enviamos una carta a varias aerolíneas, contándoles la situación y  proponiéndoles un descuento en mi boleto de avión hacia Ecuador para poder retomar el proyecto y continuar con esta increíble travesía.  Ha sido difícil dejar pensamientos negativos de lado, fue duro pensar que los últimos meses de vida de mi abuela, solo llegué a saludarla por Skype, desde algún lugar remoto para ella.  Pero estoy convencida de continuar y seguir hacia delante.

 

La vida es más frágil de lo que pensaba, y aunque lo he visto en películas, en  familias cercanas, y lo he escuchado mil veces, nunca había perdido a alguien tan cercano y a quien quisiera tanto.  Me da temor dejar de estar aquí el siguiente minuto, pero también siento alegría de estar aquí ahora mismo, de aun estar tan viva…

 

Estos días nos dedicaremos a conseguir mi vuelo hacia Quito y seguiremos con nuestras pláticas por Skype. Mientras tanto disfrutaré en mi casa el tiempo que me queda de estar con mi familia antes de irme, y David…. Creo que David comenzará a buscar una nueva locación. Y vamos pa’lante!

 

Andrea

 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    gilda (lunes, 08 abril 2013 16:18)

    Andrea como lo siento lo de su abuelita, menos mal tubiste la oportunidad de estar con ella en los ultimos dias de ella, dandole su amor y cariño, yo se que ella sera feliz viendote seguir tu viaje por suramerica, un abrazo de Juan y mio los recordamos mucho

  • #2

    Zaigua (miércoles, 10 abril 2013 16:18)

    Gracias Gilda, tienes toda la razón... pude estar con ella y platicarle de lo que hemos hecho y demás. La voy a extrañar mucho pero de alguna manera seguirá presente siempre. Les mando un abrazo fuerte a ti y a Juan.

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified