Y por fin llegamos a la costa ecuatoriana!

Normalmente cuando conducimos durante varias horas levantamos la “cama” para que el motor no caliente el colchón. Sin embargo ayer no lo hicimos y entre eso y las altas temperaturas de Guayaquil no es que hayamos dormido muy bien que digamos. Por lo menos hemos pasado la noche tranquilamente a pesar de que todo el mundo nos desaconsejó que durmiéramos en esta ciudad.

 

Hace unas semanas una cadena de televisión se puso en contacto con nosotros ya que les interesaba nuestro proyecto. Sus instalaciones están en esta ciudad y esta es la razón principal de que ayer llegáramos aquí. Como habíamos dormido cerca de sus oficinas preparamos unas últimas cosas y nos dirigimos a nuestra entrevista.

 

Por ahora no queremos dar muchos detalles hasta que no haya algo concreto pero la propuesta que nos realizaron es muy atrayente. A grandes rasgos sería hacer una serie Zaigua para emitirla en un canal por cable. Nos gustó mucho la idea, la verdad es que este era uno de nuestros objetivos cuando comenzamos a planificar nuestro proyecto y esta puede ser una gran oportunidad. La próxima semana nos volveremos a reunir y ya daremos más detalles sobre la posibilidad de ver a Zaigua ThroughtheAmericas en la televisión.

 

Desde la misma televisora nos dieron indicaciones para salir de la ciudad. Además nos animaron a recorrer la costa de Manabí y como todavía nos quedaban muchas horas de luz nos pareció una excelente idea. Después de que pasara la hora punta salimos de la ciudad sin ninguna complicación gracias a las instrucciones que nos dieron.

 

Nos dirigimos hacia Puerto Cayo, aproximadamente a unos 150km de Guayaquil. La carretera estaba en buenas condiciones y el paisaje se nos hizo muy diferente al que estábamos acostumbrados últimamente. En cuanto nos fuimos acercando a la costa empezaron a aparecer una gran cantidad de cactus enormes que le dan mucho carácter a la región. Nada más llegar a Puerto Cayo nos dirigimos directamente a la playa.

 

Puerto Cayo es un pequeño pueblo costero, nos pareció una buena opción para pasar la noche pero como todavía nos quedaban unas cuantas horas de luz decidimos seguir camino hasta Puerto López que también nos lo habían recomendado. 

 

El litoral de esta región es impresionante, hay muchas curvas pero no hay ninguna necesidad de ir deprisa, hay que ir despacio para poder admirar esta ruta costera. En poco más de media hora llegamos a Puerto López y decidimos quedarnos aquí, ya era hora de hacer algo que hacía meses no lo habíamos podido hacer: jugar al tenis de playa, las famosas “palas”.

 

Estacionamos  la Zaigua y nos pusimos a jugar hasta que ya no podíamos ver la pelota. Al terminar dimos una vuelta por el pueblo para conocerlo un poco más y nos hicimos la cena. Este pueblo parece muy tranquilo y nos inspira suficiente confianza para dormir justo enfrente de la playa.


El fin de semana nos lo vamos a tomar sin ningún estrés, llevamos unas semanas que solo vamos corriendo de un lado para otro y por lo menos por un par de días vamos a dedicárnoslos a nosotros, aunque nunca se sabe…

 

David

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified