El famoso Panama Hat

Ayer por la noche a nuestra llegada a Cuenca, fuimos a meternos, sin mucha idea, en un lugar no del todo seguro –por decirlo de alguna manera – en el que la Zaigua atrajo a gente que no queríamos cerca. Después de que un individuo tratase de abrir una de las puertas mientras se cuidaba las espaldas, no imaginando que lo estábamos viendo desde adentro, David y yo decidimos que lo mejor sería buscar otro lugar.

Encontramos un muy buen espacio en una gasolinera, ahí dormimos tranquilos. Esta mañana nos recibió un Cuenca diferente. Frente a la gasolinera hay un parque que corre junto a un río rodeado de pasto. Bastante gente hacia ejercicio y nosotros nos unimos.  

 

Al terminar el hambre nos guio de nuevo al centro para desayunar. El lugar en que no pudimos dormir anoche, se había convertido en un área increíblemente transitada y a todas luces segura. Dimos un largo paseo por el centro, pero tuvimos que dejar a la Zaigua en la gasolinera, porque en el centro hay que estar pagando cada hora o dos.

Hacía frio y el cielo estaba nubado la mayor parte del tiempo, al parecer es así todo el año.

 

Fue mientras caminábamos que encontramos en pleno centro histórico el museo-fábrica “Casa Paredes Roldan” de los conocidos Panama Hats o Sombreros Panameños. Hace unos tres meses, al comprarme uno de esos sombreros, me llamó la atención que la etiqueta decía: Genuine Panama Hat – hecho en Ecuador (¿?) Durante el tiempo que regresé a mi casa revisé algunos de los sombreros de mi papá y encontré la misma etiqueta. Lo primero que haríamos sería disipar esa duda: ¿por qué si es un sombrero ecuatoriano se conoce como sombrero panameño?

Facetas del sombrero mientras se teje
Facetas del sombrero mientras se teje

Efraín, que ha trabajado en la Casa Paredes Roldan por más de ocho años nos explicó los detalles de este popular sombrero, también llamado Sombrero de Paja Toquilla. La paja proviene de la Palma Toquilla, que es más bien de lugares húmedos. Aquí a Cuenca llega ya como paja. Existe un grupo de mujeres artesanas que trabajan esta paja en sus hogares, tejen el sombrero y lo entregan a la fábrica para que se le dé el modelado, color, talla y se le agreguen detalles como el cintillo.

La calidad del sombrero depende de en cuántas fibras se divida la paja, entre más delgadas sean las fibras mayor es la calidad. Ahora, entre más fibras mayor es el tiempo de tejido del sombrero: mientras que para tejer un sombrero de calidad “regular” se necesitan dos días, para tejer un sombrero calidad extra fina se pueden llevar hasta tres meses de trabajo. Eso es lo que marca la diferencia en el precio, mientras el primero puede costar 25 dólares, el otro cuesta $700.

Al tiempo del tejido se le debe agregar el tiempo que lleva darle los detalles, entre más detalles se deban agregar: forma, color… mayor es el tiempo que conlleva.   En la fábrica vimos la máquina de modelado, un pesado armatoste hidráulico, que da forma al sombrero gracias al vapor caliente que libera sobre el mismo. En el pasado se daba forma al sombrero ayudándose con moldes hechos en mármol o piedra, sobre los cuales se colocaba el sombrero y con una plancha de hierro calentada con carbón se moldeaba.   Hoy en día el número de moldes existentes es muy diverso…

Moledor de azufre
Moledor de azufre

El color se daba moliendo azufre en un grande molino de piedra hasta que quedaba hecho polvo. Lo único que no ha cambiado de aquellos tiempos es el trabajo de las artesanas quienes desde siempre han hecho a mano el tejido de todo el sombrero.

Regresando a la pregunta inicial: ¿por qué se llama Panama Hat? Efraín nos contó que cuando se inició la comercialización de este conocido sombrero ecuatoriano, para poder exportarlo a Europa era necesario que la mercancía atravesara el Canal de Panamá. Mientras tanto, los panameños adoptaron el sombrero a su vestimenta diaria, y así comenzó la confusión y la creencia de que era un sombrero proveniente de este país centroamericano y no de Ecuador, como es en realidad.

 

La Casa Paredes Roldan alberga el museo, la fábrica y la tienda, como un armonioso conjunto. Es un espacio cálido de techos altos y con mucha luz, en donde abundan los sombreros de distintos colores, formas, tamaños y estilos. Un lugar que no deben perderse si visitan Cuenca.

Salimos de la casona y regresamos al movimiento del centro. Pasamos un rato en un café lleno de extranjeros, me parece que además de los meseros, David y yo éramos los únicos que hablábamos español.

 

Por lo que hemos visto, una gran parte de los turistas que visitan Cuenca son retirados que vienen a disfrutar de la tranquilidad y los buenos precios de Ecuador, y este lugar en especial resulta atractivo no solo por las bellas construcciones y su historia, sino porque es perfecto para disfrutar de caminatas, café y aire fresco.

 

 

Al café le siguió una caminata por el rio, una película y enterrarnos entre las cobijas en la Zaigua porque hace frío… Pasaremos la noche en la misma gasolinera en la que ha estado la camioneta todo el día y mañana, uno de los últimos días en Ecuador, partiremos hacia Loja.

 

Andrea

Escribir comentario

Comentarios: 0

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified