Un día muy completo en Trujillo

Desde Máncora (y ya llevamos más de 500 km recorridos) venimos con algunos problemillas mecánicos que aunque no son urgentes si son necesarios. Quedamos a las 9 con Toño en Trujillo para revisar la Zaigua y de paso conocer la ciudad y la ONG Vive Perú.

 

Toño nos vino a recoger y nos llevó hasta su taller. Él trabaja principalmente con la carrocería de escarabajos-vochos-pichirilos. Algunos vehículos llegan en un estado deplorable que hacerles una reconstrucción completa. Nos recordó a nuestro amigo Adrián de Salinas.

 

Toño nos llevó hasta un taller para que nos cambiaran el guardapolvo. Venimos desde Ecuador con un guardapolvos rajado con el riesgo de dañar el eje. Nos dejó en el taller mientras nos los cambiaban y quedamos para más tarde y conocer la ONG.

 

En una hora la Zaigua ya estaba lista, todavía tenemos que hacerle un par de cosas más pero vamos a dejarlas para el sábado. Como todavía nos quedaban un par de horas para encontrarnos con Toño, nos dirigimos hasta el centro de la ciudad para conocer su casco histórico. No queríamos volver a pasar por la misma situación que en Tumbes y esta vez nos estacionamos justo al lado de la policía prácticamente en la plaza de armas. Ésta es la plaza principal de la ciudad, es muy amplia y está rodeada de enormes edificios muy coloridos. Estuvimos paseando por algunas de las calles principales admirando las enormes casonas que datan de la época colonial. No pudimos estar mucho rato pero nos agradó esta parte de la ciudad.

 

Poco después de las 14:00 nos reencontramos con Toño, esta vez venía con su combi verde llena de voluntarias de la ONG Vive Perú. Esta joven institución (se fundó hace apenas 3 años) trabaja en las zonas más desfavorecidas de Trujillo y sus alrededores con proyectos de salud, ingeniería, trabajo social y enseñanza de inglés y música. La mayoría de los voluntarios provienen de EEUU y para poder participar tienen que hacer una aportación económica que les incluye su alojamiento, comida y donación.

 

Nos dirigimos hacia las afueras de la ciudad, cerca de uno de los principales mercados de la ciudad en el que hace apenas un año había surgido una plaga de ratas. En la actualidad esta plaga ya está controlada (la situación era tan grave que se temió que surgiera un brote de peste) y se está trabajando para mejorar la higiene tanto del mercado como de las personas que trabajan allí. Precisamente esto fue lo que pudimos observar.

 

Varias madres con sus hijos recibieron un taller de como lavarse las manos eficazmente. Las voluntarias les explicaron los riesgos de una mala higiene y les mostraron el procedimiento para lavarse las manos. A continuación todas estaban lavándose sus manos siguiendo las instrucciones dadas. Puede parecer algo muy sencillo y básico pero es algo necesario para estas personas y que nadie hasta ahora les había explicado.

 

Al terminar Toño nos llevó hasta la Zaigua y quedamos en vernos el sábado para seguir con las reparaciones de la furgoneta. Regresamos a la tranquilidad de Huanchaco y darnos un merecido descanso.

Mañana conoceremos otra ONG que trabaja en un asentamiento humano. Estamos un poco desconcertados porque no entendemos muy bien este concepto pero seguro que mañana lo averiguaremos.

 

David

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified