Primer día en Lima

Despertar hoy en Miraflores, después del tráfico que tuvimos que soportar ayer para llegar aquí, fue algo bastante agradable…  Estaba muy nublado –y así permaneció el resto del día-, había mucha gente en la calle haciendo ejercicio o paseando a los perros.

 

Decidimos dar un paseo nosotros también, fuimos al súper que teníamos cerca y eso nos permitió darnos cuenta del alza de precios que hay aquí en comparación con otros lugares de Perú en los que hemos estado; fuimos a comer al Parque Kennedy y estuvimos ahí un buen rato.  Nos llamaron la atención un grupo de gatos que estaba en el parque, por lo general en los parque se ven perros o palomas, pero no gatos… Más tarde vimos que en Miraflores hay un grupo de gente que se hace cargo de ellos: de alimentarlos, cuidarlos y darlos en adopción.

 

La mañana pasó tranquila y entretenida.  Por la tarde quedamos en encontrarnos con Coco en el parque.  Coco es un chico de la edad de David, que desde hace un tiempo comenzó a escribirnos al blog.  Por lo que nos ha contado, llegó al blog de mera coincidencia saltando de un link a otro en páginas de viajeros, y es gracias a eso que ahora nos conocemos.

 

Con Coco y Jessy
Con Coco y Jessy

 

Coco ha sido un importante guía en lo que hasta ahora llevamos recorrido de Perú, y hoy por fin nos conocimos.  Llegó al parque con su esposa Jessy y con Camila su bebé de dos años, nos presentamos y fuimos a su casa. 

 

Es en realidad increíble cómo es que vamos conociendo gente, en especial personas como Coco, que tienen espíritu aventurero y disfrutan de viajar, y que además se dan el tiempo de ayudarnos y apoyarnos para que nosotros disfrutemos de su país.

 

Después de llevarnos a visitar su casa, Coco nos dio un recorrido en el centro histórico de la ciudad, y entre él y Jessy nos dieron información suficiente para poder regresar mañana y no perdernos –si tenemos suerte. 

 

Terminamos el día cenando en Mi Lucha, un restaurante que se encuentra en una de las esquinas del Parque Kennedy y por lo visto es de los más famosos del área porque cada vez que lo vemos está repleto de gente.   Cenamos un sándwich de pollo deshebrado y  tomamos chicha morada, muy rico!

 

Todo indica que pasaremos algunos días aquí en casa de Coco y Jessy, que nos han ofrecido quedarnos y para nosotros eso es una suerte enorme, porque en una ciudad tan grande como esta no es muy fácil quedarse en la Zaigua. Mañana iremos a dar una vuelta al centro histórico y seguramente seguiremos recorriendo Miraflores.

 

Ha sido un muy buen día en la capital peruana.

 

Andrea

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified