Una grata sorpresa

Hoy al despertarme me sorprendí al mirar a mí alrededor y no encontrar todo el revoltijo de cosas que normalmente tenemos rodando. Gracias a la hospitalidad de Coco, Jessy y su hija Camila (quien nos cedió su cuarto) hemos dormido entre cuatro paredes, es como si fuera estar de vacaciones ya que no dormimos en nuestro “hogar” :)

 

Salimos de la casa con la idea de ir al centro siguiendo las indicaciones de Coco pero nada más llegar al parque principal de Miraflores todo el día cambió. Escuché que alguien gritaba ¡David!, pero ni siquiera me giré ¿quién nos iba a conocer aquí? Volví a escuchar que me llamaban y al voltear vimos la figura de una persona que nos resultaba conocida, ¡coño si es Yola!

 

Nada más entrar a Perú, Yola nos acogió en su casa de Máncora durante 2 semanas. Durante ese tiempo pasamos muy buenos momentos disfrutando de su compañía y la de otros viajeros como nosotros, era una grata sorpresa volver a vernos de repente en Lima. Le contamos nuestros planes para el día y se ofreció a darnos un tour por el centro histórico de la ciudad.

Tomamos el transporte público (durante estos días solo vamos a mover la Zaigua si es estrictamente necesario) y en media hora nos plantamos en el centro. Para nuestra mala suerte, al ser lunes, muchos de los museos estaban cerrados pero por lo menos los pudimos ubicar para visitarlos durante los próximos días. Además de conocer la plaza de armas y otros lugares de interés, Yola nos llevó a conocer algunos lugares en los que nos podíamos abastecer de materiales para nuestras artesanías. En especial nos llamó la atención el barrio Chino.

Pensábamos que este barrio no tendría nada de particular salvo su comercio, sin embargo no es así. En realidad este Chinatown está ambientando al estilo chino, con algunas estructuras características de ese país y con muchos negocios que utilizan el mandarín en sus comercios. Había bastante gente comprando, aquí se puede encontrar prácticamente de todo a buen precio.

 

Entre estar de compras y turistear se nos fue el tiempo rapidísimo. Yola estaba esperando la llegada de una pareja de argentinos y nos fuimos hasta el parque Kennedy en Miraflores a buscarlos. Cuando llegaron estaban tan perdidos como nosotros a nuestra llegada a Lima. Les dijimos que se podían estacionar donde nosotros estábamos ubicados (el estacionamiento en Miraflores es complicado y caro) y para allá nos dirigimos. Justo en ese momento llegaba Coco de trabajar y nos invitó a todos a su casa a seguir conversando. Que bueno es ir conociendo nuevos amigos y reencontrarte con otros para compartir lo que más nos gusta: viajar.

 

David

Escribir comentario

Comentarios: 0

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified