Ruta del Pisco: Bodega El Catador; Líneas de Nasca

La Ruta del Pisco
La Ruta del Pisco

Esta mañana salimos temprano de la Huacachina rumbo a la ciudad –Ica-,  una vez ahí tomamos la panamericana y comenzamos a dirigirnos de nuevo hacia el norte, porque es ahí donde se encuentran las bodegas de Pisco.  No podemos irnos de la región sin conocer las haciendas y el  proceso que lleva la realización de esta bebida tan famosa en Perú.

 

En el área –una junto a la otra- hay varias bodegas que ofrecen los mismos servicios, nosotros nos dirigimos a La Bodega El Catador.  Nos recibió un chico joven, llamado David, él fue nuestro atento guía durante el recorrido.

 

Prensa para exprimir la uva
Prensa para exprimir la uva

Lo primero  de lo que nos habló fue de la fiesta que se realiza durante el tiempo de la cosecha, una escena que quizá la mayoría de nosotros ha visto antes: mujeres y hombres pisando la uva  al  ritmo de música al inicio de la vendimia.  Aquí en la bodega hasta a los turistas puede tocarles entrar a la “piscina” a bailar sobre las uvas.  Como dijo David, nuestro guía: es en esta celebración cuando se puede conocer el verdadero espíritu festivo de los iqueños.

 

Después de pisadas las uvas pasan a otra “piscina” en la que se les exprime con una enorme prensa de madera para extraerles todo el jugo.  De esta piscina se separa el zumo y la cáscara,  la segunda pasa a ser abono o un simple cobertor de la tierra, que evita que el polvo se levante. 

La Bodega El Catador ofrece además de pisco, vinos.  Los vinos de esta región se caracterizan por su dulzura, ello debido a la uva –bastante dulce- que se produce aquí, debido a las condiciones climáticas y al tipo de suelo en el que se cultiva.  La uva quebranta se utiliza para hacer piscos y vinos no aromáticos, la uva torontel, por el contrario, dota al piso y al vino de un fuerte aroma.  La combinación de ambas uvas da por resultado el pisco acholado, que según nos explicaron, es perfecto para hacer cocteles.

 

En el caso del vino, como nos mencionó David: después de que pasa por las tres piscinas, es que logramos “sacarle el espíritu a la uva, y es ese espíritu el que usamos para nuestras bebidas”.  El líquido se deja fermentando por ocho días, y de eso se obtiene una primera bebida llamada Cachina.  Luego de esto, lo que será vino pasa a las barricas que serán almacenadas en la bodega hasta que el vino esté listo. 

Botijas de arcilla para almacenar
Botijas de arcilla para almacenar

En cuanto al pisco, el jugo de uva se deja fermentando en botijas de arcilla por 15 días, luego se pasa a un alambique que tiene capacidad para 1,600 litros.  El alambique se cocina por 18 horas, durante las cuales el jugo de uva fermentado se convierte en vapor y pasa a otra cámara en la que será condensado. Dando por resultado un líquido cristalino que saldrá por una pipeta en otra cámara; los primeros litros son la cabeza – unos 100L-, que se distingue por su alto contenido de alcohol – entre 50 y 75%; esto se usa como combustible para el horno.  Luego viene el cuerpo -400L aproximadamente-, con un 40- 45% de alcohol, la media oficial para el pisco del sur de Perú. Por último se obtiene la cola –unos 1,000L-, la cual se queda en el alambique y se desecha.  Esto es el resultado del procesamiento de 8,000kg de uvas. 

El cuerpo es depositado en recipientes de plástico especiales para pisco, en los que deja reposando por un mes, al cabo de este tiempo se obtendrá un pisco de 42 grados de alcohol, que será embotellado y puesto a la venta.

 

Todo el proceso es completamente artesanal, y sin duda algo de mucha tradición aquí en Ica.  Las botijas en las que se fermenta el jugo de uva, tienen alrededor de 150 años, y son precisamente valiosos por la historia que ha pasado por ellos.

 

David nuestro guía
David nuestro guía

Luego de explicado el proceso de realización del vino y del pisco, pasamos a catar los productos.  El primero fue el famoso PiscoSour la bebida por excelencia del Perú.  Bodega El Catador es la única empresa de la región que ofrece un mix casi listo para servir, solo hace falta agregarle hielo y clara de huevo, aunque a mí me gustó bastante tal cual viene de la botella.  Después seguimos con los vinos, Torontel aromático, Quebranta y Perfecto Amor que es el que más tiempo pasa en barrica.  En piscos probamos también el Torontel aromático, el Quebranta con un sabor mucho más fuerte, y el acholado mezcla de ambas uvas. 

 

Nuestra visita a la Bodega El Catador fue sin duda una experiencia muy completa y agradable.  100% recomendable para aquellos que se pasen por Ica y no quieran perderse algo tan representativo de la región como lo es la elaboración de pisco.

 

Nuestra siguiente parada fue para darnos un merecido desayuno que nos ayudase a amortiguar los efectos que dejó la cata.  Más tarde retomamos la carretera rumbo a Nasca, el próximo destino.

 

El principal atractivo de la pequeña ciudad de Nasca, son las enormes figuras inscritas en la tierra desde hace centenares, miles de años, justo a las afueras de la ciudad: Las líneas de Nasca, que dan forma a varios animales, y hasta hoy en día no se sabe por quién fueron hechas. Lo más asombroso de estas líneas son su magnitud y la precisión exacta con que fueron elaboradas.

 

La única manera de ver estas figuras y poder apreciarlas es sobrevolando el área (más de 300 km) en avioneta  –aproximadamente  90 dólares por persona-, aunque hay otra opción, que es la que tomamos nosotros: intentar verlas desde un mirador natural que se encuentra sobre la Panamericana y es gratis. Aunque para ser honestos, nosotros no logramos ver nada más que lo que nuestra imaginación nos permitió. 

 

En el mirador conocimos a un chico de Corea del Sur, sorprendentemente alto y amigable, Chris.  A él lo acompañaba un hombre peruano haciendo de guía, que seguramente contrato en Nasca, ya que llegaron ahí en el auto de ese hombre.   Nos pusimos atentos a las explicaciones que el guía daba a Chris, pero ni él ni nosotros entendimos las explicaciones.

El único lugar en que pudimos ver las líneas de Nasca de cerca: La Plaza de Armas de la ciudad
El único lugar en que pudimos ver las líneas de Nasca de cerca: La Plaza de Armas de la ciudad

Después del mirador venimos a la plaza principal de la ciudad a estacionar la Zaigua, todo indica que dormiremos aquí, después de un muy largo día… Por cierto, aquí ya hace frío de nuevo y todo indica que conforme vayamos avanzando hará más y más frío.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified