Día 2: Rumbo a Cusco

Hoy fue el segundo día de carretera, en nuestro camino Nasca-Cusco, por suerte fue mucho más soportable que ayer. Esta mañana lo primero que hizo David fue preparar varios tés de coca para evitar el malestar de altura que me da tan fuerte. Pusimos algunos diluidos en agua para ir tomándolos durante el camino, lo cual fue una genial idea.

 

Los paisajes a partir de Abancay, son más verdes y se ve correr agua por los ríos que bordean la carretera. El aire se sentía helado en los puntos más altos y tibio cuando descendíamos. Vimos varios picos nevados en la cercanía y varios grupos de vicuñas comiendo en los prados.

 

Una parte importante del camino estaba en muy mal estado, sin asfaltar y el asfalto que había tenía muchos hoyos.  Después de un rato llegamos a un punto en el que el tráfico estaba detenido porque la carretera la habían cerrado.  La abrieron  luego de media hora de que estábamos ahí.   A partir de ese punto el tráfico estuvo muy lento por un buen rato más, hasta que conseguimos dejar a los trailers atrás.

 

Poco antes de que cayese la tarde logramos llegar a Cusco, por fin!!!  Después de dos tortuosos días de carretera, aunque con muy bellos paisajes.   De pura suerte dimos con el centro sin mayores complicaciones, y con aun más suerte encontramos un estacionamiento frente a la plaza de San Francisco, justo a una cuadra de la plaza principal.

 

El clima aquí es aún más frío, la verdad yo estaba algo renuente a caminar pero no había mucha opción; dimos un largo paseo por las calles más cercanas y conocimos un poco el ambiente y los precios –altos- de la ciudad. Cenamos en un restaurante de pizza -el más barato que encontramos- repleto de extranjeros entre los que hayamos una mesa desocupada.  Fue una perfecta cena para terminar el día.

 

Andrea

Escribir comentario

Comentarios: 0

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified