Siguiendo huellas de dinosaurios

Torotoro es un pueblito lindo pero desierto, el viento corre y levanta el polvo, las calles vacías la mayor parte del tiempo hacen que de vez en cuando sientas que estas solo en el pueblo.

 

Anoche David encontró a una pareja de franceses  que querían hacer el mismo recorrido que nosotros el día de hoy.  Se puso de acuerdo con ellos y hoy en conjunto contratamos a un guía, ya que es obligatorio llevar uno para el recorrido.  

Comenzamos  temprano por la mañana lo que sería la ruta hacia El Vergel.  Haríamos una caminata de unas cuatro horas.  Aunque era temprano el calor se hacía sentir fuerte y el sol calaba en la piel.   Lo primero que vimos fueron huellas de dinosaurio carnívoro.  Luego siguiéndolas huellas se aprecia el enfrentamiento entre un herbívoro  y un carnívoro que podía haberlo estado atacando, según la interpretación por la cercanía de las huellas de cada uno.  

 

Nuestro guía se llama Félix, para nuestra sorpresa resultó ser un chico platicador, alegre y bastante descriptivo.   Nos explicaba cada cosa con entusiasmo y eso le dio un toque entretenido a la ruta y evito que pusiéramos atención a la fatiga por el calor.

Seguimos caminando y vimos el anfiteatro o teatro natural, en el que según nos contó Félix, de cuando en cuando se hacen presentaciones de charango.  La audiencia se acomoda en los asientos naturales y el artista aprovecha la buena acústica natural para presentar su música.

Vimos también El Puente, en el cual de acuerdo con Félix, se define si una pareja se amará o se separará, dependiendo del lado del que lo caminen.   Mas delante en el camino vimos la huella de lo que se piensa fue un cuello largo. ¡La huella es casi de mi tamaño!

 

Es bastante sorprendente poder ver este tipo de cosas en la vida real y saber que han logrado perdurar por tantos años.  Félix nos contó  que antes podían verse más huellas pero el paso del agua y la erosión las han borrado. “Tenemos que hacer algo para protegerlas” nos dijo pensativo.

Continuamos la caminata hacia El Vergel y vimos varias expresiones de la fuerza de la naturaleza: un árbol atravesando una enorme roca, el paso del agua grabado tenazmente en las paredes del cañón y algunas huellas más.

 

Para llegar a las cascadas tuvimos que descender unos 300 metros, bajando 750 escalones que abarcaban más o menos un kilómetro de distancia.  Lo duro fue subirlos cuando íbamos de regreso….

 

El Vergel  es un hermoso sitio lleno de verdor, que resalta en medio del cañón árido y rocoso. El agua que desciende por las cascadas nace dentro de una cueva, así que su temperatura es tibia, contrastante con el agua que viene del río que es sumamente fría.

 

Pasamos ahí un buen rato, descansando de la caminata y preparándonos para el regreso. Apreciando lo bonito del lugar. Yo no pude evitar meter al agua al menos las piernas para sentir la corriente y la mezcla de temperaturas.  Las saque cuando los pies comenzaron a dolerme por lo frio del agua. 

 

El regreso fue mucho más rápido y exigente, subir esos escalones nos costó bastante sudor, pero fue mucho más sencillo de lo que habíamos imaginado.  Pronto estábamos de regreso en Torotoro.

 

Pasamos un par de horas más ahí, no sabíamos si empezaríamos camino o no…. David se sentía muy mal del estómago  y  el medicamento no le hacía mucho.  La opción era salir de Torotoro para poder comprar antibióticos en un pueblo más grande o esperar para ver si lo que había tomado hacia efecto.

 

Optamos por irnos, fue tan repentinamente que no pudimos despedirnos de José, el chico de turismo que nos ayudó durante nuestra estancia en Torotoro, ni de Frederick, un chico alemán que conocimos antier, con quien compartimos unas cervezas en el “porche de la casa”.

 

Después de un camino fatídico, llenos de polvo y con la espalda molida por los saltos que la Zaigua da en el camino de piedras, llegamos a un pueblo llamado Aiquile.  Cenamos y David compró medicamento para el estómago –ojala funcione.  Nos acomodamos enfrente de la plaza principal y aquí pasaremos la noche.  Con suerte mañana estaremos durmiendo en Sucre!

 

Andrea 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified