Andares en la capital boliviana: Sucre, la Ciudad Blanca

Hemos llegado a Sucre, la capital boliviana -toda mi vida creí que La Paz era la capital de Bolivia, y seguramente la mayoría de ustedes también- conocida de igual manera como "la ciudad blanca".  Blanca, según nos han contado, por la limpieza de sus calles y porque en el casco histórico todo es color blanco…

 

Dedicamos el día a caminar las calles del centro, dejamos a la Zaigua estacionada en la plaza principal y nos fuimos a dar nuestro recorrido.  Primero fuimos a La Recoleta, un lindo barrio en el que se llega a un mirador desde el cual se aprecia la ciudad entera.  Caminamos por las estrechas callecillas del área, apreciando sus blancas paredes y techos de teja. 

 

Desayunamos en un café que hace esquina con la plaza principal y aprovechamos para estar un rato en internet.  Más tarde seguimos conociendo Sucre y sus encantos.

 

Esta ciudad fue nombrada Patrimonio Mundial por la UNESCO el año 1991, el título se le otorgó por su arquitectura Republicana y por ser una de las ciudades de América que mejor conserva su arquitectura hispánica.

 

Es en Sucre donde nace la historia de Bolivia, se fundó en 1538 con el nombre de Villa de la Plata de la Nueva Toledo y desde 1825, un año después de que el país se declarase independiente, se designó a Sucre como la capital de la nueva nación.  

 

La ciudad está llena de edificios que cuentan la historia por sí mismos y recorrerlos es algo bastante bello. Así se nos fue el día, caminando de un lado a otro.  Lamentablemente era muy tarde para poder ingresar a los museos del área. 

La anécdota del día fue que intenté comprar una revista cuyo precio original son 2.60 dólares y está a la venta en todo Latinoamérica… Me llevé una gran sorpresa al ir a preguntar por su precio: resulta que aquí cuesta $10 dólares, a pesar de que en la portada indica el precio al que debe ser vendida.  Pero mayor fue mi sorpresa cuando vi que era de ¡Mayo de 2012!  Pregunte si tenían una más actual y la señora me contestó “No, eso es lo más nuevo, llegan con atraso”.  Creo que tendré que esperar… a menos que acceda a pagar tres veces más su valor, por una revista del año pasado.

 

Volvimos al café en el que desayunamos, y descansamos de nuestros andares.  El atardecer en Sucre es bello y tranquilo, por fortuna hoy tenemos tiempo de disfrutarlo.

 

Andrea

Escribir comentario

Comentarios: 0

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified