jue

05

sep

2013

Salar de Uyuni

Hoy tuvimos un día bastante novedoso, fuimos al Salar de Uyuni.  El salar más grande del mundo, con más de 10,500 metros cuadrados, a una elevación de 3,656 msnm. Además de ser una enorme fuente de sal, es también la reserva de litio más grande del mundo, conteniendo entre 50 y 70% de las reservas de litio del mundo.

 

Viajamos con Olivos Tours, que se encuentran en Uyuni.  En nuestro grupo conocimos a un chico español y una boliviana, Diego y Erika con quienes la pasamos el resto del día.

 

Lo primero fue la visita al cementerio de ferrocarriles.  Un sitio a las afueras del salar en que se han depositado aproximadamente 17 ferrocarriles que estaban en desuso y hoy en día son esqueletos corroídos.  Este cementerio muestra los vestigios de lo que fueron los inicios de los tiempos de la minería en Bolivia, según nos contó el guía, los trenes los recibía el país a cambio de minerales que enviaba a Europa y Estados Unidos. 

Una de las esculturas de sal en el museo
Una de las esculturas de sal en el museo

La siguiente parada fue en el Museo de Sal, aquí vimos esculturas hechas de sal, rodeadas por paredes que también eran de sal.  Hacía bastante frio dentro de esos bloques salinos, parecía que estuviésemos en un iglú

 

Las distancias de lugar a lugar eran bastante largas y el camino asombroso pero un tanto monótono: solo la sal y el cielo alrededor nuestro.  

 

Un pequeño ojo del salar
Un pequeño ojo del salar

Para el 2014 el Dakar pasará por este mismo salar, la verdad es que debe ser impresionante para los corredores recorrerlo, aunque también bastante peligroso; el salar tiene huecos llamados  “ojos del salar”.  Los ojos son orificios por los cuales el volcán Tunupa, que se encuentra a algunos kilómetros de distancia, expulsa vapores. Los vapores dejan expuesta el agua mezclada con el litio, haciéndolo ver como un pequeño estanque.

El guía nos habló de un accidente que ocurrió a varios turistas extranjeros, en nombre de los cuales hay una placa a la entrada del salar.  Eran dos camionetas, una siguiendo a la otra, iban a alta velocidad recorriendo el salar, de pronto apareció un ojo y no lograron detenerse. Primero cae al agua una camioneta e inmediatamente cae la que le seguía.  Todos murieron en el accidente. Nadie quiso entrar al ojo para intentar un rescate por miedo al litio y la concentración de sal.

 

Después de esa historia todos nos pusimos alertas tratando de detectar los ojos del salar “por si el guía se distraía”. 

Tuvimos un picnic en un pequeño poblado a las faldas del volcán Tunupa, ahí almorzamos, vimos los flamencos que se encuentran a la entrada del poblado y rápidamente nos pusimos en marcha de nuevo, esta vez rumbo a la Isla de los Cactus. 

 

Antes de llegar el guía detuvo la camioneta, nos entregó una bicicleta a cada uno y nos indicó hasta dónde debíamos llegar, hicimos los últimos kilómetros en la bici.  Fue una de las mejores partes del recorrido…. Rodeamos la isla con las bicis y pudimos admirar lo asombroso que es ver ese enorme puñado de cactus en medio de la nada.

 

Esa fue la última parada antes de regresar a Uyuni.  Lamentamos no haber llegado hasta ahí con la Zaigua, pero los caminos son muy largos, confusos, hay partes de terracería muy pesadas  y además son tremendamente salados…

Diego y Erika
Diego y Erika

En Uyuni nos pusimos de acuerdo con Diego y Erika para ir a cenar unas carnes asadas q descubrimos ayer, bastante ricas.  Lo único negativo es el frío que no nos da descanso ni por un minuto.

 

Ha sido un buen día, por fin estamos aquí, en el Salar de Uyuni, del que tanto habíamos escuchado hablar.  Definitivamente una maravilla natural.

 

Andrea

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    diego mato (lunes, 16 septiembre 2013 14:48)

    lo mejor sin duda a sido la cena riquísima, pobre llama jajaja .os deseamos mucha suerte estamo de camino a España donde comeremos un buen pulpo y brindaremos con un buen albarino a vuestra salud suete amigos recuerdos de erika tanbien

  • #2

    Zaigua (martes, 17 septiembre 2013 07:47)

    Cómo estaís Diego y Erika? La verdad que la cena estuvo estupenda, muchas gracias por la invitación. Diego, cuando vayamos a España queda pendiente el pulpo que hace tu madre :) Un abrazo y suerte en el viaje y por tierras galegas.

  • #3

    erika (lunes, 16 diciembre 2013 17:58)

    Hola solo queria saber quien la chica de la foto de en medio de la foto del picnic?

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified