Combi-Camp

 

Ayer trabajamos en la computadora hasta que cerraron la biblioteca a las seis de la tarde, que por cierto, hoy nos enteramos de que a pesar de todos los esfuerzos –que en su mayoría ha hecho David- por mantenernos en el top 3 de la votación ara Bitácoras, hemos bajado al 4to lugar. Si no logramos subir de posición para la siguiente semana, nos quedaremos fuera de la final…

 

Ayer por la noche, para olvidarnos un poco de todo el estrés que hemos ido acumulando estos últimos días, decidimos irnos de día de campo, junto con dos amigos: Andrés y su novia Margarita.

 

 

Andrés es un chico santiaguino que vive aquí en San Pedro. Nos conocimos hace ya algunas semanas, quizá más de un mes… Un día nos dejó un mensaje en Facebook, en el que decía que quería conocer a los dueños de la Combi que estaba aparcada en el parque. Y fue así como nos conocimos.  El día en que quedamos para encontrarnos, Andrés llegó en su Combi, también blanca y desde entonces comenzó nuestra amistad.

Hace ya varios días Andrés nos había propuesto pasar la noche fuera del pueblo, en algún sitio tranquilo; aprovechamos la visita de Margarita, su novia –que viene por unos días a San Pedro-, para irnos los cuatro.

 

 

Fuimos a un sitio que se encuentra entre el Valle de la Luna y la laguna Cejar, rodeados de unos pocos árboles y de dunas que han arrasado con la vegetación a su paso.  Compramos vino tinto y Andrés –ya que es chef-  preparo una deliciosa cena.  Pasamos la noche charlando bajo el cielo tupido de estrellas, hasta que la fogata se extinguió. 

Hoy despertamos cuando el sol comenzaba a calentar, David fue el primero –como casi siempre- y de ahí le seguimos el resto.  Andrés y Margarita nos prepararon mate y con eso comenzamos el día.

 

Andrea

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified