jue

07

nov

2013

Geiseres del Tatio

No pude descasar mucho ya que el miedo a quedarme dormida provocó que me despertara varias veces durante la noche preguntando “¡qué hora es, qué hora es!”.  Pasarían a recogernos a las 4:30 de la madrugada para ir a los Geiseres del Tatio.   

 

Cuando por fin sonó la alarma – a las 4:15am- me levanté como sonámbula y comencé a vestirme: mallas de algodón, mallas térmicas, blusa térmica, sweater de alpaca, sudadera térmica, chamarra gruesa, guantes, bufanda y unos buenos tenis –de David. 

 

Había que ir bien abrigados ya que la temperatura en el los geiseres sería bastante baja.  A las 4:30am vimos a la camioneta Sprinter estacionarse frente al pueblo de artesanos, seguro venía por nosotros. Tomamos la mochila con apuro y fuimos hacia la camioneta, nos dio los buenos días Eduardo, nuestro guía de Turismo Kaulles.

 

Luego fuimos a recoger al resto del grupo a diferentes hostales.  A las 5:00am ya estábamos en el camino hacia al Tatio.  El camino me pareció corto, quizá porque me quedé medio dormida varias veces…

 

Poco antes de llegar comenzó a aclararse el cielo, y entre las curvas alcancé a ver una fumarola, luego otras, habíamos llegado.   Bajamos a pagar las entradas a la Reserva Nacional (10dlls por persona) y luego Eduardo nos dio la bienvenida al sitio explicando cuál sería el programa a seguir.

Nos llevó hacia el campo geotermal, y por primera vez en mi vida vi la maravilla que es un geiser.   Un espectáculo natural sumamente impresionante.  A diferencia de los geiseres de Yellow Stone en EEUU, estos no son cíclicos, lo que significa que las explosiones son aleatorias e impredecibles.

 

La temperatura estaba muy baja –entre 10 y 15 grados bajo cero- y el sol seguía oculto. Nos detuvimos frente a un par de geiseres y escuchamos la explicación acerca de este fenómeno.  El espectáculo que observamos se debe al contacto de aguas subterráneas frías con rocas calientes, que adquieren esta temperatura gracias al magma subterráneo.

Tomamos desayuno al lado del campo geotermal, viendo las explosiones a lo lejos y las fumarolas levantándose densas.  El sol salió y produjo un hermoso contraste en el agua. 

 

La siguiente parada fue en la piscina geotermal, a la cual nadie de nuestro grupo se animó a entrar. Sin embargo,  no faltaba gente en el agua.  El agua de la piscina oscila en los 30 grados Celsius, lo difícil es salir del agua…

 

Eduardo nos explicó de la importancia de respetar las delimitaciones que tienen los geiseres para evitar accidentes.  Ya antes han ocurrido sucesos fatales porque la gente se acerca demasiado a los huecos de donde se levanta el agua –que tiene una temperatura de 86 grados C.  A lo menos que te expones es a severas quemaduras, en el peor caso –como ya ha sucedido- puedes resbalar a la olla de agua hirviendo… Así que cuando su guía les indique hasta donde pueden llegar, obedézcanlo.

 

Paseamos un buen rato entre las fumarolas y agradecimos el cambio en la temperatura que el sol trajo consigo.

 

Iglesia de Machuca
Iglesia de Machuca

La última parada del tour fue el pueblo de Machuca y sus alrededores.  Una pequeñita villa que tiene como atractivos su pintoresca y diminuta iglesia, y sus casas de techos de paja, cada una con una colorida cruz en el techo para “espantar al demonio”.

 

Vado Putana
Vado Putana

En este sitio se pueden comer empanadas de queso de cabra o vaca, sopaipillas, y brochetas de carne de llamo.  Poco más adelante del pueblo, nos detuvimos en  el Vado Putana, un lugar precioso en el que se puede apreciar parte de la fauna de la región.

Caminamos un poco mientras nos íbamos deshaciendo de la ropa de abrigo ya que la temperatura había subido considerablemente.  Para cuando estuvimos de vuelta en la Sprinter estábamos tan cansados que apenas se puso en marcha nos quedamos dormidos.

 

Regresamos a San Pedro encantados de lo que habíamos visto durante la mañana.  Listos para una ducha y para almorzar.

 

El resto de la tarde lo aprovechamos para reponernos del esfuerzo físico de ayer y de hoy, ordenar la Zaigua y trabajar en lo que tenemos pendiente…  Ahora sí, hemos visto las bellezas de los alrededores de San Pedro de Atacama.

 

Andrea

Escribir comentario

Comentarios: 0

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified