Más cariño chileno

Anoche nos acostamos casi a las 3 de la mañana pero eso no fue impedimento para que hoy a las 7:00 ya estuviéramos arriba. Héctor y Vilma, nos prepararon un desayuno estupendo con ingredientes de la región: queso y mermelada. Nos despedimos de Vilma y seguimos a Héctor hasta su empresa, Aguas Diaguita. Durante más de 20 años Héctor había pertenecido a la marina chilena hasta que hace apenas unos años creó su propia empresa y poco a poco ha ido creciendo. Nos enseñó sus instalaciones y nos regaló un bidón con dosificador para el camino, ahora no será por agua…

 

 

Héctor nos acompañó hasta la salida de Vallenar y nos despedimos hasta que en otra ocasión nuestros caminos se vuelvan a cruzar. Por causas del destino nos conocimos por una falla mecánica y tuvimos la oportunidad de compartir una noche junto a su esposa Vilma y su amigo Gastón que ya son parte de la familia Zaigua, si es que todo pasa por algo…

Bahía de la Herradura
Bahía de la Herradura
Cruz del III Milenio
Cruz del III Milenio

Un poco cansados y con algo de sueño emprendimos camino hacia Coquimbo, en donde nos esperaba la familia de Jhony, nuestro amigo de Taltal. Llegamos bastante cansados y no pudimos resistirnos a echarnos una buena siesta en la casa de los padres de Jhony. Al levantarnos, su hermano Jason, nos dio un tour de varias horas para conocer Coquimbo y la Serena.

Bahía de Coquimbo
Bahía de Coquimbo

Nos sorprendió la magnitud de estas dos localidades (y su rivalidad) que están pegadas  y lo diferente que son entre sí. Comenzamos conociendo primero Coquimbo. Llegamos hasta un mirador desde el cual se veía toda la Bahía de la Herradura, continuamos con el fuerte de Coquimbo en donde observamos como los pescadores salían a alta mar a faenar durante toda la noche, visitamos el centro con su famoso barrio Inglés y vimos la Cruz del III Milenio, una enorme cruz que se ha convertido en el nuevo símbolo de la ciudad.

Nuestro tour personalizado continuó por la avenida Costanera, pasando Peñuelas hasta llegar a la Serena. La verdad que el cambio fue bastante radical, en cuanto entramos a la Serena los hoteles, apartamentos, restaurantes y clubs nocturnos nos rodearon, esta zona tiene que tener mucha actividad durante el verano.

 

 

Antes de llegar al centro de la Serena nos bajamos a conocer el símbolo de la ciudad, su faro, y continuamos recorriendo el centro urbano de estilo colonial. Vimos la plaza de armas, la catedral y una gran cantidad de iglesias, había bastante movimiento en sus calles.

Jason, Josefina y Homero
Jason, Josefina y Homero

De regreso, Homero y Josefina, los padres de Jason y Jhony, nos estaban esperando para cenar, como agradecimos una cena casera con pescado fresco uhmmmmm. Enseguida las cervezas, los vinos y piscos comenzaron a aparecer y entre charla y charla nos han dado la una de la mañana. Nuestra idea era marcharnos mañana temprano, pero al final nos han convencido  para que nos quedemos un día más con ellos y conozcamos las playas cercanas a Coquimbo, es increíble cómo nos está tratando la gente chilena.

 

 

David

Escribir comentario

Comentarios: 0

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified