mar

14

ene

2014

Uspallateando

Ya casi ha pasado una semana desde que llegué a Uspallata, Argentina. Afortunadamente no tuve ningún contratiempo durante los tres días que me tomó llegar aqui desde México, solo un cansancio del que parecía no podría recuperarme a menos que durmiese tres días enteros.

 

Fue emocionante reunirme con David, regresar a mi cama en la Zaigua... Los encontré como los dejé, o casi. Parece que David ha perdido peso, lo noto en su cara, es bastante mas delgada. La Zaigua sigue en paro indefinido.

.

 

Uspallata es un sitio pequeño en el que todo mundo se conoce desde hace años, hay unos cuantos lugares de comida y otros de artesanias. Al ser un pueblo fronterizo vemos pasar frecuentemente autobuses y traileres que, o vienen de Chile o van hacia allá.

 

Al día siguiente de mi llegada comencé a trabajar en una agencia de tours de aventura, oséase, me toca vender rafting, escalada, excursiones 4x4, etc. David ya parece uno mas del pueblo, apenas llegué comenzó a presentarme a sus nuevos amigos -que son bastantes-, y no deja de sorprenderme por lo que ha logrado en este lugar en tan poco tiempo.

 

Mi trabajo en la agencia en la que comencé no resultó del todo bien, habíamos más personas de las necesarias trabajando ahí, y menos clientes de los deseados; la opción era que yo trabajase como freelance llevando gente a la agencia por una comisión, pero no era lo más conveniente.

 

David me comentó que en su agencia había una vacante y el mismo día que dejé de trabajar en la primera me aceptaron en la segunda, si trabajo no me ha faltado... Tengo muy buenos compañeros de trabajo y un horario muy cómodo y flexible. David tiene un horario y trabajo más ajetreado que el mío, pero igualmente un sueldo mucho más robusto que el que yo recibo.

 

Nuestros días son un tanto rutinarios, pero nada malos. Un gran punto es que David nos consiguió un arreglo sumamente conveniente con el mejor restaurante del pueblo para comer ahí todos los días, así que nisiquiera tenemos que cocinar.

 

Me falta conocer los alrededores, pero seguramente pronto podré darme un paseo en las cercanías o a la cordillera que tenemos tan cerca, en la que se encuentra la elevación más alta de occidente: el Aconcagua.

 

Ahora me toca regresar a la agencia, ya son las 6:00pm y el sol se ha ocultado detrás de las cotidianas nubes que llegan puntuales a esta hora, eso mengua el calor que comienza desde muy temprano en la mañana, y le da una atmósfera más relajada al pueblo.

 

Andrea

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified