jue

26

jun

2014

PN El Palmar

Después de muchas semanas pernoctando en las calles de grandes ciudades como Buenos Aires o Montevideo, levantarse a orillas del impresionante río Uruguay hace que se te olviden los malos ratos que hemos pasado escuchando motores y bocinas.

Nos levantamos temprano para ver el amanecer a orillas del río, relajarnos como hacía tiempo no lo hacíamos y caminar por las ruinas históricas de la Calera de Barquín. Acá se producía mucha de la cal que llegaba a Buenos Aires en el pasado. En enormes hornos se introducían rocas calizas y se horneaban durante 7 días hasta que se obtenía la cal. Este proceso alteró significativamente el paisaje, así como cantera que se estableció posteriormente. En la actualidad se pueden observar los restos de un par de hornos e incluso las ruinas de construcciones jesuíticas.

Horno
Horno

La riqueza natural del Parque Nacional El Palmar además de ser el hogar de especies como el carpincho, la vizcacha o el osito lavador reside en la flora propia de pastizales, humedales y sabanas. Especialmente sobresale el árbol que da nombre al Palmar, la palmera Yatay. Con la creación del parque se protegió esta especie vegetal que había sido muy dañada debido a la explotación forestal y ganadera.

Hoy volveremos a dormir en una gasolinera en la ruta pero por lo menos ya tuvimos una “excursión” como hace tiempo no teníamos.

 

 

David

Escribir comentario

Comentarios: 0

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified