jue

18

sep

2014

Tiempo de sguir la ruta

Los días en Trancoso han sido bastante interesantes, mas allá de lo disfrutable que pueda ser estar en una de las playas más renombradas de Brasil.  Trancoso es conocida entre la clase alta brasileña por tener algunos de los resorts, campos de golf,  restaurantes y cafés más exclusivos del país.  Aunque también tiene su lado pueblerino y costeable, que es ahí donde entramos nosotros los viajeros.

 

La diferencia entre en el que se hospeda en el resort y el que se queda a dormir en el pueblo –más allá de la obvia diferencia en cuanto a servicios ofrecidos en cada uno- es el hecho de que estando dentro [del pueblo] es que uno se da cuenta de cómo son las cosas en el lugar.

 

Aquí la mayoría de la gente vive del turismo: vendiendo artesanía, trabajando en la zona hotelera, restaurantes, etc.  Toda es agente aprovecha la temporada alta para hacer el dinero con que tendrá que administrarse todo el año. Estamos hablando de que para muchos, la temporada dura solo tres meses, y es en esos tres meses que tienen que generar el dinero necesario para los restantes nueve meses del año.  Por ende la mayoría de las familias – de quienes son prestadores de servicios en la zona turística (mozos, bartenders, personal de limpieza, etc.) - tienen una economía muy restringida.

 

 

La zona centro de Trancoso da la impresión de que todos estamos como “de pasada”. Hay mucha gente joven y se ven pocas personas viejas.  Las personas jóvenes que hay, están tratando de hacer dinero una forma u otra: aparcando carros y cobrando por ello-incluso en lugares en los que está prohibido estacionar- o haciendo promoción para hospedajes, tours  y restaurantes. 

El lado oscuro de Trancoso, y en parte lo que nos ha hecho decidir continuar nuestro camino, es la cantidad de droga que se mueve en el pueblo.  Cuando uno se queda alrededor del “quadrado” –el área turística- y es un poquito observador, puede percibir casi inmediatamente un ambiente un tanto pesado y después corroborar cualquier sospecha viendo los diarios o hablando con algún local.

 

En Trancoso-como en cualquier otro lugar- el conflicto que causa la droga no es cosa de broma y está teniendo severas consecuencias en el pueblo. Para el viajero que llega ahí, más le vale tener los ojos bien abiertos.  Nosotros tuvimos la suerte de encontrar a dos parejas más que también viven en su vehículo, y con ellos formamos nuestra pequeña comunidad para cuidarnos unos a otros.

 

Sin duda Trancoso es sitio hermoso para visitar, la naturaleza le ha dado lo necesario para ser un lugar muy disfrutable: un mar tranquilo, arena suave, palmeras y el cielo más azul que he visto. Además del quadrado y su casitas pintorescas.  Lamentablemente en donde hay dinero hay conflicto… y este lugar no es la excepción.

 

Nosotros hemos optado por seguir nuestro camino después de cuatro días de disfrutar de la playa y de nuestros nuevos amigos.  Ahora estamos a 80km de Trancoso en una pequeña ciudad llamada Eunapolis en la que habrá un festival de flores y planeamos aprovecharla para intentar vender artesanías ya que en Trancoso la venta nomás no se nos dio…

 

En fin, hoy comenzamos una nueva experiencia en un nuevo lugar J Y lo mejor es que ya perdimos un poco  de la palidez que nos acompañaba luego de nuestro invierno en la Patagonia.

 

 

Andrea

Escribir comentario

Comentarios: 0

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified