sáb

18

oct

2014

Vacaciones nada convencionales

¿Qué te parecería encargarte de limpiar una playa  durante tus vacaciones? ¿Recoger basura de entre la arena mientras pudieras estar tomando el sol? Probablemente dejarías de llamarles vacaciones  verdad...?

 

Por increíble que parezca hay personas que lo hacen. Personas que por un par de horas optan por olvidarse del “relax” para trabajar por un bien común: la conservación ambiental.

 

Hoy conocimos a Alexandre y Tatjana, una joven pareja de Sao Paulo. Nos encontramos con ellos en la playa en la que despertamos hoy.  Alex y Tatjana estaban ahí junto con otra pareja y su hijo para ayudar a limpiar la playa. Entonces conocimos a Tzahi–quien iba liderando el grupo–, un joven empresario israelí que vive aquí en Brasil y forma parte de proyectos como Cidade Verde en el cual participan varias ONG’s, empresarios y miembros de la comunidad, todos con el fin de preservar el medio ambiente y fomentar la educación respecto al tema. 

Alex y Tatjana
Alex y Tatjana

 El grupo fue creciendo conforme llegaban personas de la comunidad: niños, adolescentes y adultos. Tzahi nos explicó lo que estaban haciendo y nos invitó a unirnos, así que tomamos nuestro guante y nuestra bolsa y comenzamos la caminata con ellos.

 

Alex y Tatjana están de vacaciones celebrando su segundo aniversario de matrimonio, disfrutando de la tranquilidad y belleza del litoral en Praia do Toque.  Hoy decidieron hacer algo diferente: ayudar a limpiar la playa.

Algo tan sencillo como caminar por la orilla del mar y recoger pedazos de plástico y de vidrio, trozos de cuerdas o de redes para pescar, etc. tiene un impacto muy positivo en la naturaleza, y al igual que Tatjana y Alex, todo mundo puede usar un poco de tiempo de sus vacaciones–o si les es posible, de su vida diaria– para hacer su contribución. 

 

El cuidado del mundo depende de nosotros mismos, no importa que no estemos en nuestra ciudad, en nuestro país o continente, si tenemos la posibilidad de ayudar debemos hacerlo.  Y aún más importante que limpiar, es no ensuciar; si comenzáramos por ahí, nos ahorraríamos muchos de los problemas ambientales que padecemos hoy en día.

Luego de la colecta de basura, Thzahi nos invitó a pasarnos a su posada –La Almendoeira-para almorzar con Alex y Tatjana, que se hospedan ahí.  Al llegar nos sorprendieron con una delicia de almuerzo que acompañamos con unas caipirinhas bastante originales–la mía era de mandarla, jengibre y limón–mientras compartíamos más experiencias con los chicos. Fue un almuerzo muy ameno y además riquísimo. 

Vimos el atardecer con Alex y Tatjana en La Almendoiera, disfrutando los últimos de rayos de sol junto al mar.  Nos despedimos de ellos y continuamos nuestro camino hacia la siguiente playa, sorprendidos por las coincidencias de la vida y las sorpresas que te va dando.

 

Una vez más nos encontramos con gente haciendo un esfuerzo por mejorar las condiciones de vida, quizá no del mundo, pero sí de su localidad, del sitio en el que viven o donde vacacionan.  Todo comienza dentro de uno mismo, una vez que tenemos claro que es lo que debemos hacer para contribuir, podemos comenzar a dar el ejemplo a otros.

 

 

Andrea

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Ale Tricolor (jueves, 23 octubre 2014 13:28)

    Hermosas palabras, queridos Andrea y David.
    Fue increíble descubrir lo impresionante proyecto de viaje por las Americas junto a la encantadora Zaigua. ¡Qué buena onda!
    Los tres (incluyendo Zaigua) son muy amables, divertidos y extrovertidos!
    Nos encanto compartir con vosotros momentos de pura diversión en São Miguel dos Milagres.
    Ya estamos en São Paulo, con “saudades” de nuestros nuevos amigos.
    Mantemos contacto. Esperamos verlos pronto en algún lugar del planeta.
    Muchísimas gracias.
    ¡Suerte, hombre!
    besotes y abrazos,
    Tati y Alex

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified