Esas explosiones no son normales...

Ya hace unos días que la Zaigua se ha “constipado” y nos tiene algo preocupados. Todo comenzó en la ruta, íbamos tan tranquilos cuando de repente en una pendiente, al acelerar un poco, el motor provocó una explosión. Después del susto inicial y tras tratar de convencernos de que había sido algo pasajero lo volvió a hacer en otro par de ocasiones.

 

La cosa no pintaba bien pero como lo hacía en momentos muy puntuales (solo cuando se precisaba de un poquito más de potencia) decidimos irlo dejando hasta llegar con algún mecánico que nos diera confianza. Ya hemos tenido algunas experiencias negativas en las que llegamos con la necesidad de arreglar nuestra casa rodante y nos hacen una chapuza terrible que no solo no arregla el desperfecto sino que además lo empeora. Por esta razón, viendo que la Zaigua podía seguir en la ruta medianamente bien decidimos continuar camino hasta llegar con alguien que nos diera confianza.

 

 

Así llegamos a Porto Galhinas y de ahí a Recife. En Recife incluso fuimos a la concesionaria oficial de Volkswagen a ver si nos podían echar una mano. Nos recibieron muy amablemente, pero como nuestra kombi es muy antigua y ellos no trabajan con motores con carburador no nos pudieron ayudar.

Decidimos seguir camino y, hablando de trabajos mal hechos, en plena ruta se nos salió un tornillo de un amortiguador, otro ruido más para la colección. Ayer, ya de noche y bastante cansados y estresados llegamos hasta Goiana y conocimos a un motero que nos ayudó con lo del tornillo. Esta mañana lo primero que hizo después de salir de su trabajo (había estado trabajando toda la noche en su tienda de coxinhas y todavía no se había ido a dormir) fue venir a buscarnos para ir a buscar un tornillo nuevo y poder así continuar.

 

Nos impresionó que a pesar de su cansancio todavía tuviera ganas de arreglar una combi. Nos dijo que él también había viajado durante un tiempo por Sudamérica en su moto y que la gente le había ayudado mucho, por eso ahora era su turno de ayudar a quien lo necesitaba.

 

Con esa buena vibra dejamos la ciudad rumbo al norte, la Zaigua sigue con su problema y no sabemos en donde la podremos arreglar, pero la ruta nos pondrá a la persona adecuada en nuestro camino.

 

 

David

Escribir comentario

Comentarios: 0

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified