Accidente en el volcán

En el taller mecánico
En el taller mecánico

Mira que no queríamos, pero al final acabamos acostándonos anoche demasiado tarde. Después de ir a un par de bares (que estaban llenos de extranjeros) fuimos hasta el rancho de Aris para dormir. Su papá es doctor de medicina natural y tiene un rancho enorme con diferentes plantas y árboles. Teníamos suficiente espacio para aparcar la Zaigua y dormir, aunque fuera poco.

Nos levantamos a las 8 y recorrimos un par de talleres mecánicos hasta que llegamos al taller de los hermanos Cadenas que nos pareció el más adecuado para la Zaigua.

El problema estaba en el motor de arranque, las escobillas ya estaban muy desgastadas y había una parte que no hacía contacto correctamente. Tito y Chico, los dos hermanos y mecánicos, solventaron el problema y después de un rato arreglaron la Zaigua y pudimos irnos sin tener que empujarla, fue un gran alivio porque siempre dependíamos de alguien que nos ayudara a empujarla y ahora volvíamos a ser independientes otra vez.

 

Y encontramos la falla mecánica!
Y encontramos la falla mecánica!
Dentro de la catedral
Dentro de la catedral

A las 11:30 habíamos quedado con todos nuestros amigos couchsurfers para conocer la ciudad. Nos reunimos en la catedral, la cual es la más antigua de Centroamérica. Carlos, nuestro guía, nos explicó en diferentes puntos de la ciudad hechos históricos de Guatemala. León tiene una arquitectura que me recuerda a algunas ciudades de España, de hecho está considerada como una ciudad colonial. La ciudad está muy limpia y cuenta con bastante seguridad, uno se siente muy seguro caminando en sus calles.

Cuando acabamos el tour fuimos a comer a uno de los comedores que abundan por el centro histórico. A partir de 40 córdobas (menos de $2) puedes comer un platillo de carne con arroz, frijoles, ensalada, una tortilla y un agua de sabor, además de barata la comida está muy buena.

 

Venga pa´rriba todos
Venga pa´rriba todos

Lo normal después de comer es echarte una siesta o dar un paseo para reposar la comida, pero a nosotros nos dio por hacer volcano boarding. Volcano boarding (según nos informamos después de hacerlo) está considerada por la CNN la segunda actividad más peligrosa que se puede hacer mientras viajas, no sabíamos donde nos íbamos a meter. La actividad en sí es muy sencilla, primero subes el volcán cargando el equipo (una tabla de madera y metal para deslizarte, un mono de trabajo para no ensuciarte, unas gafas protectoras para poder ver y unos guantes para no dañarte las manos), una vez arriba preparas todo el equipo y te tiras ladera abajo, hay personas que alcanzan mas de 100 kph…

Al principio no estábamos muy seguros de hacerlo (especialmente Andrea) pero como íbamos con nuestros amigos, pues todo el mundo se daba ánimos entre sí y cuando nos dimos cuenta ya estábamos dentro de la camioneta rumbo hacia el volcán cerro negro. Por el transporte pagamos $4 cada uno y por la entrada al parque fueron otros $4 por persona y por la actividad en sí fueron $5 más. Recibimos un precio especial ya que Ciro trabaja en Sonati (lo normal son $28 por persona).

Durante la subida realizamos tres paradas antes de llegar al lugar desde el que nos íbamos a lanzar. Primero hicimos una parada a medio camino en donde Ciro nos explicó datos sobre el volcán Cerro Negro y los volcanes en general. Después paramos en un lugar desde el cual salían vapores producidos por el magma que hay que en el interior, el volcán Cerro Negro es un volcán activo. En la misma región hay otros volcanes activos, por ejemplo el volcán San Cristóbal tuvo actividad hace un par de semanas. La última parada fue en la cima donde disfrutamos de unas vistas increíbles ya que llegamos al atardecer.

Lo que nos pareció algo muy bonito 10 minutos atrás (el atardecer), se volvió algo peligroso a la hora de hacer volcano boarding porque había muy poca visibilidad y una vez que nos poníamos las gafas protectoras prácticamente no se veía nada.

Ciro nos explicó como debíamos colocarnos en la tabla y como frenar en caso de que fuéramos muy deprisa: únicamente tratar de frenar con los pies…

La verdad que nadie del grupo estaba convencido de lo que íbamos a hacer (principalmente por la visibilidad) pero poco a poco nos fuimos tirando. Yo me tiré antes que Andrea por que llevaba la cámara y podía grabar su bajada. A los pocos segundos de comenzar a deslizarme el “trineo” empezó a agarrar velocidad, no se veía nada y tenía miedo de salirme del camino señalado y a saber donde iba a parar. Comencé a frenar pero era muy difícil, las piernas ya las llevaba enterradas hasta los tobillos cuando conseguí pararme a la mitad del volcán.

 

Me quité las gafas y comprobé que me había desviado del camino pero no tanto, así que volví a deslizarme otra vez, tampoco había muchas otras opciones…

Llegué abajo y vi a una gran parte de nuestros amigos que se estaban quejando por diferentes caídas, cuando de repente vi como una persona bajaba a gran velocidad, en un momento dado salieron chispas del “trineo”, volcó y la persona dio varias vueltas de campana hasta que frenó por el rozamiento de las piedras, escuché sus lamentos, era Andrea. Dejé todo y corrí hacia ella, estaba tumbada boca arriba quejándose de su hombro y enseguida comenzó a llorar de dolor.

En una de sus vueltas había caído con el hombro y le dolía mucho, para moverla era un suplicio y lo peor fue quitarle el traje que llevábamos para no ensuciarnos. Con ayuda de Paolo, Gari y Suhail, entre otros, conseguimos quitarle el traje y llevarla a la camioneta. Su dolor iba aumentando y cualquier movimiento hacía que viera las estrellas. Todo el camino de regreso fue un suplicio por los baches y con mucho dolor llegamos hasta donde estaba la Zaigua estacionada.


Andrea estaba un poco más tranquila pero el dolor no disminuía, necesitábamos ir a un hospital para que miraran que no había ningún hueso roto. Dos chicos de León (también couchsurfers) nos llevaron hasta el hospital y fuimos a urgencias. El hospital es muy sencillo aunque con todo lo básico. A los 5 minutos de llegar nos atendió un doctor muy joven y enseguida nos mandó a la sala de radiografías para verificar si había algún hueso roto. En cuanto vi la radiografía observé algo que no me cuadraba, pero como tampoco soy doctor no quise alarmar a Andrea (todo el rato le había dicho que no se preocupara que no tenía ningún hueso roto, que iba a ser algún tendón lastimado).

 

Cuando el doctor vio la radiografía nos confirmó lo peor: la clavícula derecha estaba fracturada. Andrea se derrumbó e instantáneamente el dolor le comenzó a subir y por mi cabeza comenzaron a pasar todas las posibilidades que teníamos para solucionar este problema.


El doctor le hizo un vendaje en 8 por detrás de los hombros que tuvo que apretar en dos ocasiones. Andrea tenía un dolor insoportable cada vez que le ajustaba el vendaje ya que no se le había administrado nada para el dolor. Se hicieron un par de radiografías más para confirmar que todo estaba en su sitio. Parecía que el hueso no había alcanzado su posición normal, pero Andrea ya no podía soportar otro ajuste de vendaje. Para cuando todo acabó estaba exhausta y sin energía, había sido todo muy traumático. El doctor nos dijo que iba a necesitar mínimo un mes de reposo para ir viendo como soldaba el hueso y que el martes teníamos que volver para pedir cita para la próxima semana y que le revisaran la clavícula. Nos miramos sin saber que decir ni que hacer. En el hospital no nos cobraron nada, ni siquiera las radiografías, si estuviéramos en EEUU…


Andrea necesitaba dormir y mañana ya pensaríamos que íbamos a hacer. Regresamos al rancho de Aris, donde estaban los demás couchsurfers. Andrea se tomó una pastilla para el dolor y como pudimos nos acomodamos para dormir y pensar sobre nuestra nueva situación y como resolverla. Mañana será otro día y ya descansados tendremos la mente despejada para pensar más claramente.

 

David

Escribir comentario

Comentarios: 6
  • #1

    ivan (viernes, 28 septiembre 2012 16:09)

    que mal lo que les paso
    pero seria bueno que despues de unos dias cheques de nuevo radiografias para que veas que no se mueva el gueso de su lugar para que solde bien sino despues tendran que operar para acomodarlo de nuevo mejor checa de nuevo con radiografias para que verifiques que este en buena posicion saludos y un habrazo que estes biewn giripollas jijijijij

  • #2

    Zaigua (sábado, 29 septiembre 2012 10:56)

    Gracias por los consejos Ivan, las radiografías están correctas y todo marcha bien. Gracias por preocuparte por nosotros, un abrazo

  • #3

    ZKALOR (jueves, 18 octubre 2012 01:43)

    LOS ACABO DE CONOCER, BUSCANDO INFORMACION SOBRE UNA FRACTURA DE CLAVICULA, VI SU VIDEO DEL HOSPITAL. ME CAI DE MI MOTO (SE ME ATRAVEZO UN NIÑO Y POR NO ATROPELLARLO) EL DIA 25 DE SEP. Y ANDO EN LAS MISMAS MAS QUE EL DOLOR ES LA INTRANQUILIDAD DE QUEDAR BIEN. SOY FOTOGRAFO, VIDEOGRAFO DISEÑADOR GRAFICO Y ME DESESPERO NO PODER TRABAJAR (Y SIN DINERO) CHICOS ESTAN VIVIENDO MI SUEÑO DE UNA GRAN AVENTURA POR LATINOAMERICA (NUNCA SERA TARDE PARA MI) SUERTE CON ESA FRACTURA Y QUE PRONTO PUEDAN SEGUIR YO YA ESTOY MEJORANDO TANTO QUE FUI A VER EL TRI DE MEXICO AQUI EN MATAMOROS TAMAULIAPAS. A POR CIERTO ME RECOMENDO MI DOCTOR UN INMOVILIZADOR DE HOMBRO CREEME TE AYUDARA A DESCANSAR EL BRAZO.

  • #4

    Zaigua (domingo, 21 octubre 2012 13:24)

    Zkalor te entiendo perfectamente, mi pimer semana después de la fractura fue una tortura, tanto por e dolor como por la intranquilidad, todavía ahora (a 4 semanas) a veces me preocupa que el huso este o no sanando correctamente. Yo aun no puedo levantar siquiera la camára...
    Por fortuna ya solo es incomodidad, espero disminuya en las prox dos semanas. Me alegra que vayas mejor y que nos estes siguiendo! Y como tu dices, nunca es tarde para hacer este recorrido =D
    Te enviamos un abrazo!

  • #5

    Cristian (viernes, 22 marzo 2013 05:23)

    Yo vivi una experiencia parecida en costa rica;con unos amigos nos encontrabamos paseando por ese pais y conocimos a un muchacho que tenia una finca en el volcan turrialva y nos invito alli;despues de la estadia nos regresamos en un "chapulin",los ticos llaman chapulin a un tractor,y cuando bajabamos la palanca de velocidades no cogia ningun cambio y el muchacho apago el motor y ahi fué el problema!!Como estabamos en bajada,el tractor tomo una velocidad increible que no dio para nada màs qua "acurrucarnos" hasta ver lo que pasaba.De pronto un bum!!y el tractor se habia estrellado contra un muro y todos los que ibamos en él,con golpes por todas partes,menos yo!!Que suerte y me puse a ayudar mis compañeros de aventura.Y os puedo comprender lo mal que la habeis pasado y lo peor en un pais que uno no sabe qué hacer!!Fue debido a mi experiencia que os puse esa pregunta.Que la suerte os acompañe por todo su camino!!Si pasaias por El Salvador os daré direcciones para que no pagaeis nada por vuestra estadia alli,de acuerdo??Buena suerte!!

  • #6

    Zaigua (sábado, 23 marzo 2013 07:43)

    Una historia complicada la que nos cuentas Cristian, menos mal que no pasó nada grave.
    Gracias por la invitación en El Salvador, aceptamos encantados, un abrazo.

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified