jue

30

oct

2014

La Oficina de Márcio

Ya hace unos días que la Zaigua venía quejándose y estábamos esperando el lugar adecuado para “hospitalizarla”. Así han pasado los días (y los estados) hasta que ayer llegamos a Natal y por fin la pudimos “internar” en un lugar de confianza: la Oficina de Márcio.

 

 

Como ya había escrito en el blog con anterioridad, hemos tenido bastantes experiencias desagradables en diferentes talleres mecánicos y nos arriesgamos a exigirle un poco a la kombi para poder llegar a un taller en el que pudiéramos confiar. Por internet, nos estuvo ayudando nuestro amigo Alberto desde Argentina que nos iba orientado en la posible falla y desde Maceió, Felipe, del Clube do Fuscas, nos contactó con el club homólogo en Natal y ellos con Márcio, la vida es una rueda, y en este caso de kombi ;)

Lo que ocurría era que cuando la Zaigua necesitaba más potencia y se le pisaba el acelerador rápidamente, se tironeaba y el motor hacia unas explosiones. Teníamos diferentes teorías: una era que el distribuidor nos estuviera dando problemas otra vez; otra que el carburador estuviera sucio; y la última y que no queríamos ni pensar en ella, que tuviéramos dañado un pistón.

Márcio comenzó a examinar el motor y observó que el distribuidor estaba funcionando correctamente. Para eliminar otro posible problema sacó el carburador y lo limpió a conciencia, incluso reemplazó algunas piezas para evitar molestias en el futuro. Sin embargo el verdadero problema no estaba ahí, sino en el 2º pistón. Ese pistón no estaba funcionando correctamente y estábamos circulando con la kombi al 75% de su capacidad y por eso realizaba explosiones cuando se le exigía más.

Márcio nos dijo que no nos preocupáramos ya que el entendía nuestra urgencia y aunque tenía completo el taller, él mismo se iba a encargar personalmente de reparárnosla en un solo día.

 

Hoy estuvimos todo el día en su taller y, aunque no nos lo creíamos, efectivamente la reparó. Tuvo que sacar el cabezal del motor, reemplazar la válvula que estaba desgastada por el uso y volver a colocar todo en su sitio, antes del anochecer la Zaigua ya estaba lista.

 

En verdad que tenemos que felicitar a Márcio por su dedicación y trabajo, gracias a él ahora la Zaigua ya está al 100% para seguir recorriendo Latinoamérica!

 

PD: como profesional Márcio es muy bueno pero como persona es todavía mejor, quiso colaborar con nuestro proyecto y no nos quiso cobrar nada ni por su trabajo ni por las piezas nuevas, nos dijo que él quería poner su granito de arena para que nosotros pudiéramos completar uno de sus sueños.

 

David

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Alejandro Valenzuela (domingo, 09 noviembre 2014 20:16)

    Grande Márcío!

  • #2

    Juan Fernández (jueves, 20 noviembre 2014 13:44)

    Grande Marcio
    Calidad y Pura vida Marcio
    Que viva la Zaigua y ....
    Siempre P'lante

Buscar en Zaigua:

Google:  Yahoo:  MSN:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified